​Silleda

​Silleda invita a descubrir una encantadora villa ubicada al norte de la provincia de Pontevedra, en la comunidad autónoma de Galicia, un tranquilo destino que limita con la Serra do Candán, las montañas de Chamor y San Sebastián de Meda, y que a su vez se distribuye en 33 parroquias, con una historia que se remonta a los primeros asentamientos durante la Edad de Bronce. La tradición cultural de la zona tiene su origen en las Escrituras de Lugo en el año 569, alargándose durante la Edad Media y los siglos posteriores, hasta llegar a hechos históricos señalados como la unión de los vecinos y el enfrentamiento contra los franceses durante las Guerras Carlistas y por la redención de los foros. Hoy en día el municipio es capaz de atraer a miles de curiosos que buscan disfrutar de un maravilloso entorno natural y una popular y exquisita gastronomía unida a la agradable hospitalidad de su gente.

Silleda ofrece unas extraordinarias comunicaciones y goza de un entorno natural de incomparable belleza paisajística, unos alrededores donde disfrutar del ocio y el recreo y desde donde iniciar interesantes rutas para poner en práctica deportes populares como el senderismo o el ciclismo. La ciudad se rodea de una atmósfera con encanto que invita a pasear por sus calles abiertas y modernas que albergan interesantes monumentos dedicados a personajes ilustres como Alfredo Ramos o Vidal Ferreiro. Entre plazas y acogedores jardines pueden descubrirse otros atractivos destacados como la Casa Consistorial, de amplia balconada y campanario del siglo XIX, el castro de la Eira dos Mouros de Toiriz y otras construcciones señoriales como la de Fuentes o de Tábora.

Silleda propone un sinfín de actividades a llevar a cabo en un ambiente relajado y apacible perfecto para conectar con la naturaleza y sacar el máximo partido a una estancia vacacional inolvidable. Los amantes del senderismo disfrutarán de un medio natural impresionante para practicar este deporte, con un itinerario internacional de largo recorrido, el Camino del Sudeste o Mozárabe de la Vía De La Plata y dos trayectos homologados, la Senda de Deza y la Ruta del Agua. Pasear con la familia y con animales es posible en el área recreativa das Pedrosas, un estupendo espacio al aire libre dotado de un parque infantil, un área biosaludable, instalaciones deportivas y un circuito para practicar footing. Se consideran de visita obligada la Catarata del río Toxa y el Monasterio de Carboeiro, a siete kilómetros.

La mayoría de alojamientos que pueden encontrarse en Silleda son de estilo rústico. Se trata de casas rurales perfectamente acondicionadas, provistas de útiles servicios y que pueden alquilarse en su totalidad o por habitaciones. Del mismo modo, también se ofrecen albergues, hostales y hoteles repartidos por todas las zonas del municipio y que han sido perfectamente renovados para ofrecer a sus huéspedes unas agradables y cómodas habitaciones.

Silleda se encuentra perfectamente comunicada a través de la carretera N-525 y la autovía A-53 con importantes ciudades gallegas como Ourense o Santiago de Compostela, esta última situada a aproximadamente 40 kilómetros de distancia. Dentro de la localidad los visitantes pueden moverse fácilmente a pie o en bicicleta y para trasladarse a localidades cercanas se puede utilizar el servicio de autobuses interurbanos y un servicio de taxi disponible las 24 horas.

La localidad de Silleda es popular por sus fiestas tradicionales, destacando la Fiesta de la Cacheira, la Romería del Niño y la Fiesta de Nuestra Señora de la Saleta. En los meses de invierno suele llover con frecuencia, por eso el pueblo ofrece una extensa vegetación y paisajes de extraordinaria belleza donde disfrutar del turismo activo.