​Cala Ferrera

​Cala Ferrera es una de las cinco calas que componen la zona turística de Cala d'Or. Se trata de un lugar que cuenta con aproximadamente 200 residentes y que pertenece al municipio mallorquín de Felanitx, ubicado en la comarca del Migjorn. Se localiza cerca de Cala Serena, Cala Esmeralda y Cala Gran y también del núcleo costero de Portocolom situado a aproximadamente catorce kilómetros de distancia. El municipio, que además de con magníficas playas cuenta con históricos edificios, está compuesto por otras entidades de población como Mesquida, Es Carritxo y Son Proenç. El área de Cala d'Or se ubica entre acantilados y dispone de tranquilas y transparentes aguas que invitan a todos sus visitantes a un relajante baño. Los turistas descubrirán un inolvidable rincón de vacaciones con numerosos servicios próximo a otras localidades de interés donde disfrutar de entretenidas actividades al aire libre.

Los visitantes descubrirán en Cala Ferrera un lugar ideal para disfrutar de unas irrepetibles vacaciones en la mejor compañía. La zona de Cala d'Or ocupa un área popularmente conocida por su puerto deportivo, que se extiende a lo largo de Cala Llonga. Las playas de los alrededores se encuentran rodeadas de acantilados así como de una extensa vegetación que las convierten en espacios de incomparable belleza. El municipio que limita con Campos, Porreras Vilafranca de Bonany y Manacor ofrece varios edificios históricos de interés turístico como el Monasterio de San Salvador, ubicado a más de 500 metros de altura y el Castillo de Santueri, una fortificación situada en una de las cimas de la Sierra de Levante. En el Parque Natural de Mondragó los viajeros tienen a su disposición una atractiva variedad de aves autóctonas.

Cala Ferrera da la oportunidad a los viajeros de realizar innumerables excursiones y tours por toda la isla de Mallorca. La zona de playa es perfecta para disfrutar de un agradable día en familia o en compañía de amigos gracias a la tranquilidad de sus aguas y a los completos servicios que pueden encontrarse. Se ofrecen hamacas y sombrillas para alquilar así como un funcional bar junto al arenal donde disfrutar de un aperitivo en cualquier momento del día. A través de diversas embarcaciones los turistas podrán moverse con facilidad entre las diferentes calas de la zona de Cala d'Or. Los innumerables restaurantes, bares y tiendas se reparten entre Cala Gran, Cala Petita, Cala Egos, Cala Esmeralda y Cala d'Or, esta última con un club náutico, supermercados y bancos. Gracias a la práctica red de carreteras de la isla los viajeros descubrirán rincones de gran relevancia turística como las Cuevas de Drach, el yacimiento talayótico de Sa Canova de Artá y el pintoresco pueblo de Capdepera.

Tanto en Cala Ferrera como en Cala Serena o Cala Gran los visitantes encontrarán diversos alojamientos donde disfrutar de unas inolvidables vacaciones. La mayoría de establecimientos son apacibles hoteles ubicados en zonas residenciales que cuentan con piscina y otros modernos servicios. Del mismo modo, en la zona turística de Cala d'Or se emplazan varias fincas, villas y hostales capaces de satisfacer las necesidades de todos los viajeros.

Una de las mejores formas de moverse por Cala Ferrera es en automóvil. Las autovías se encuentran perfectamente señalizadas y encontrar aparcamiento es una tarea bastante sencilla. La parada de autobús más cercana se ubica a menos de 500 metros del área de playa.

La mejor época para visitar Cala Ferrera es durante los meses estivales, cuando el agua está a la temperatura perfecta para el baño. Los restaurantes de la zona ofrecen unas impresionantes vistas al mar y sirven exquisitos platos de la cocina mediterránea.