​Camp de Mar

​Camp de Mar es una localidad de marcado carácter turístico ubicada dentro del término municipal de Andrach, es decir, en la isla de Mallorca, Baleares. En concreto, debe su nombre a la playa homónima junto a la que se sitúa. Sus orígenes se remontan al año 1932, momento en el que fue construido el conocido como Gran Hotel. Sin embargo, su gran auge se produjo durante la década de los 80 del siglo XX, cuando allí se construyeron infinidad de urbanizaciones residenciales. Hoy en día, es uno de los lugares más exclusivos para vivir de la isla.

Qué ver en Camp de Mar

Sin lugar a dudas, el principal atractivo turístico de la localidad es la playa del mismo nombre. Esta tiene una longitud de 180 metros, posee arena dorada y está bañada por las cristalinas aguas del mar Mediterráneo. Además, justo enfrente de ella hay una pequeña isla a la que se puede acceder mediante un puente de madera. Al llegar allí, existe un restaurante que, prácticamente, ocupa toda su extensión y en el que es posible disfrutar de atardeceres realmente bellos. En los alrededores de la mencionada playa hay infinidad de locales de ocio y diversión.

Qué hacer en Camp de Mar

Camp de Mar es un sitio en el que es prácticamente imposible aburrirse. Más allá de su fantástica playa, la cual es muy tranquila y cuenta con todo tipo de servicios, la zona dispone de un campo de golf de 18 hoyos al que los turistas pueden acudir para practicar su golpeo a la bola o, incluso, para jugar un partido con quien deseen. Además, en las urbanizaciones hay instalaciones deportivas entre las cuales destacan pistas de tenis y de pádel. Por su parte, hay multitud de bares, restaurantes y pubs en los que disfrutar de platos típicos de la gastronomía mallorquina y de un cóctel refrescante siempre que apetezca.

Dónde dormir

Evidentemente, teniendo en cuenta la extensión de esta localidad, la oferta de alojamiento es limitada. Sin embargo, su calidad está fuera de toda duda. En este sentido, puedes costar encontrar un hostal, pero es relativamente sencillo reservar una habitación en un hotel exclusivo y bien equipado. En su interior es posible disfrutar de cuartos de baño privados, televisores de pantalla plana, minibares y, en algunos casos, instalaciones de spa y bienestar. Sin embargo, a la hora de encontrar hospedaje en la zona, lo más habitual es optar por un apartamento turístico. Este tipo de alojamiento tiene la virtud de ofrecer al viajero más cantidad de espacio y mayor privacidad.

Transporte

La mejor manera de llegar hasta esta zona es tomar un avión que lleve directamente al Aeropuerto Internacional de Palma de Mallorca, al cual llegan vuelos procedentes de todos los rincones de España y de Europa, o un barco que amarre en el Puerto de Mallorca. En cualquiera de los dos casos, una vez que el turista ha desembarcado, tiene que usar otro medio de transporte para llegar hasta la zona. Lo más cómodo es usar un servicio de traslados o, en su defecto, un taxi o un vehículo de alquiler si lo que se desea es explorar el resto de la isla con total libertad. No hay autobuses ni trenes que lleguen directamente hasta allí. Además, en el interior de la localidad tampoco opera ningún sistema de transporte debido a sus pequeñas dimensiones.

Otros datos de interés

En Camp de Mar residió el famoso mecenas, pintor y espía Thomas Harris. De hecho, compró una casa allí en 1949, la cual utilizaba para eludir sospechas y vivir apartado del grueso del mundo y de la sociedad. Por su parte, este pequeño lugar cuenta, aunque parezca sorprendente, con fiestas patronales. Estas tienen lugar el 26 de julio y son en honor a Santa Ana y San Agustín.