Formentor

​Formentor es la parte más septentrional de la isla de Mallorca, un rincón al que ir ex profeso para disfrutar de su ubicación privilegiada. Esta localidad, perteneciente al municipio de Pollença, se sitúa al final de un estrecha y serpenteante carretera de costa, apta para los estómagos más asentados. No obstante, el viaje por la carretera habrá merecido la pena al llegar a Formentor, donde nos aguarda un paisaje lleno de calas y acantilados.

Formentor se encuentra en una pequeña península que acaba en el conocido Cap de Formentor, el cabo de Formentor, que vendía a significar el final de Formentor. Forma parte de la Sierra de la Tramontana y de ahí ese contraste paisajístico entre el mar y la montaña. Cuando uno va por la carretera de camino, entre curva y curva, se puede parar en varios puntos para hacer fotografías como en el Mirador de Mal Pas. Es una zona que ha sabido dar un aire de calidad a su infraestructura hotelera con hoteles tranquilos y de alta gama. Se puede encontrar alojamiento en instalaciones de cinco estrellas, ubicadas a pocos pasos del mar Mediterráneo. Formentor es un lugar alejado del ruido que a lo largo de su historia ha atraído a numerosos artistas y políticos. De hecho, Camilo José Cela impulsó en 1959 la celebración de las “Conversaciones Poéticas”, que reunían a en su costa a los mejores escritores en lengua española del momento.

Para honrar aquellos tiempos, os recomendamos llevar un buen libro para disfrutarlo en las calas de Formentor. La más conocida es la playa de Formentor, rodeada de pinos, que también es conocida como cala de Pi de la Posada. Presenta un arenal de casi 1 kilómetro de longitud por 10 metros de ancho, en el que hay servicios para los bañistas. Para disfrutar de más rincones de playa tampoco hay que dejar de acercarse a las bellas calas de Cala Murta y Cala Figuera.

Un punto de interés es, sin duda, el faro de Formentor, que se alza en el paisaje como un imán que atrae la atención de los viajeros. Y es que este edificio marino tiene una altura de 56 metros y está rodeado de casitas blancas, donde vivían los antiguos trabajadores del faro, pero que a día de hoy son cafeterías y otras infraestructuras turísticas. Cerca del faro, se puede llegar al Mirador de Colomer, al que muchos consideran como el mejor mirador de Mallorca. Tampoco hay que dejar de conocer la Atalaya de Albercuix, de finales del siglo XVI, que representa una torre defensiva para luchar contra los piratas.

En las proximidades se pueden hacer diferentes excursiones a otros puntos de la isla como al bonito municipio de Pollença, al que pertenece y que está a solo 26 kilómetros de distancia, así como a la localidad histórica de la Alcudia, donde pasear por su casco antiguo o acercarse a sus playas. Palma de Mallorca, capital de las Baleares y donde se localiza el Aeropuerto Internacional de Palma de Mallorca, está situada a 82 kilómetros de distancia de Formentor.