​Palma de Mallorca

​Palma de Mallorca, la capital de la isla de Mallorca y la ciudad más importante de las Islas Baleares, es un lugar que cualquier amante de los viajes debería visitar, al menos, una vez en la vida. Y es que puede considerarse como un destino capaz de complacer a todo tipo de viajeros. Sus parajes naturales, sus monumentos, sus playas. En definitiva, un sitio en el que perderse durante 7 o 10 días pero que también se puede conocer relativamente bien durante una escapada de fin de semana.

Qué ver en Palma de Mallorca

La Catedral-Basílica de Santa María de Mallorca es, sin duda, el monumento más espectacular de la isla y, probablemente, uno de los templos más imponentes de toda Europa. También es una de las más grandes del mundo y su fachada es mucho más que una simple obra de arte. Merece la pena pasar unos minutos en su interior, simplemente, caminando y disfrutando de los arcos y vidrieras. Por su lado, el Castillo de Bellver es otro de los principales símbolos de la ciudad. Se puede visitar sin problema y, además, desde él es posible contemplar unas magníficas vistas de la urbe. Además, no hay que olvidar hacer alusión a las Cuevas del Drach. Las estalagtitas y estalagmitas que cuelgan del techo y se alzan desde el suelo tienen millones de años y forman un espectáculo visual maravilloso. Eso sí, hay que visitarlas con guía.

Qué hacer en Palma de Mallorca

Resulta imposible, literalmente, aburrirse en esta ciudad. Se puede empezar conociendo en profundidad su fantástico paseo marítimo. Esto servirá para conocer algunos de los más selectos y exclusivos locales de ocio y restauración que se pueden encontrar en Mallorca. En ellos es posible degustar recetas tan típicas como, por ejemplo, las ensaimadas, así como disfrutar de un ambiente de ocio nocturno inigualable. Tomar el sol y un refrescante baño en Cala Major, Ca'n Pere Antoni o Cala Estancia también es una auténtica delicia. Y es que no tienen nada que envidiar a las que se pueden contemplar en el mar Caribe.

Dónde dormir

Palma de Mallorca es una gran urbe y, por tanto, posee una oferta de alojamiento absolutamente excepcional y enfocada a satisfacer las necesidades y demandas de viajeros de todo tipo. En primer lugar, el turista puede reservar una habitación en un hotel de 3, 4 y hasta 5 estrellas sin ninguna dificultad. En estos últimos podrá disfrutar de exclusivas instalaciones de relax y bienestar que harán de su estancia un momento único. Pero, de igual modo, es posible hospedarse en un hostal más económico. Por su lado, la mayoría de personas que viajan en compañía de sus familias o de sus amigos suelen decantarse por los apartamentos vacacionales. En la ciudad hay una gran cantidad de ellos y brindan la posibilidad de disfrutar de la misma privacidad que en el hogar.

Transporte

La mejor manera de llegar hasta la capital de la isla de Mallorca es, sin lugar a dudas, el avión. El Aeropuerto de Mallorca es el tercero más importante de España y posee conexiones con multitud de ciudades nacionales e internacionales. Además, queda a escasos kilómetros de su centro histórico, al cual es posible llegar rápidamente gracias al servicio municipal de bus exprés. Los visitantes también tienen la oportunidad, si lo prefieren, de tomar un taxi o de contratar un servicio de traslados. Es cierto que la alternativa de alquilar un vehículo está disponible, pero en el centro histórico es muy difícil aparcar sin pagar. Por su parte, la ciudad está cubierta de extremo a extremo mediante un servicio de autobús urbano.

Otros datos de interés

Todo el mundo conoce las tradicionales ensaimadas mallorquinas. Sin embargo, no tantos saben cuáles son las principales delicias culinarias de la gastronomía de la ciudad. En este sentido, destaca el arroz caldoso, las cocas, los asados y las sopas mallorquinas