Cala Blanca

Aquellos turistas que busquen un lugar tranquilo, encantador, donde dejarse llevar por un ambiente íntimo y diferente encontrarán su destino ideal en Cala Blanca, una pequeña cala de la isla de Menorca que posee apenas cuarenta metros de longitud y ciento cincuenta de anchura, un pequeño tesoro del Mediterráneo que se ha convertido en un reclamo importante para infinidad de visitantes.

El nombre de esta cala procede de su arena, blanca y luminosa que le proporciona parte de su encanto. Sus aguas transparentes y cristalinas junto con los puntos de gran interés turístico situados en sus proximidades le confieren ese algo especial donde desconectar y relajarse.

Qué ver en Cala Blanca

Uno de los lugares que no pueden dejar de conocerse mientras se permanezca en esta zona es Ciutadella, la antigua capital de Menorca. Esta ciudad mantiene hoy día su aspecto de ciudad señorial propia de las grandes y antiguas capitales de la historia, un lugar donde la arquitectura y el arte han aportado parte del esplendor que hoy día presenta. En Ciutadella se pueden contemplar callejuelas enrevesadas propias del imperio musulmán.

Otro destino ideal para los turistas es Cala Galdana, una cala de gran belleza de Menorca con forma semiesférica rodeada de barrancos y acantilados. En esta zona se pueden contemplar numerosas especies de aves acuáticas.

Qué hacer en Cala Blanca

Una de las mejores opciones de ocio en este destino es simplemente relajarse. El ambiente de esta pequeña cala, el espectáculo que ofrecen sus aguas cristalinas y su arena blanca invitan a dejarse llevar por las sensaciones que producen. Pasar largas jornadas bajo el sol es uno de los mayores reclamos de todas aquellas personas que deciden pasar sus vacaciones en esta cala.

Para aquellos turistas que aman el descubrimiento, en las proximidades de esta cala se pueden encontrar diversas cuevas como las cuevas de Parella, las grutas con estalactitas, estalagmitas, lagos interiores y restos de una naveta, así como otros puntos de gran interés arqueológico, un abanico de posibilidades para cubrir las necesidades de todos los visitantes de este lugar.

Dónde dormir

En este destino existen diversas opciones de alojamiento para que los turistas puedan elegir el más adecuado en cada caso. Se puede optar por apartamentos y apartahoteles que ofrecen una gran libertad a sus ocupantes. Un hotel o un hostal situado cerca de la playa constituye una elección muy interesante que permite vivir la esencia del lugar, ofreciendo la comodidad y el confort que una estancia en esta zona de Menorca merece.

Traslados

El aeropuerto de Menorca se encuentra a 4,5 kilómetros de la capital, Mahón. Existe un autobús que durante el verano comunica el aeropuerto con Mahón. Para llegar desde la capital hasta Cala Blanca es necesario hacer escalas con otros autobuses. Otra opción para llevar a cabo este desplazamiento es el transfer, un chofer que espera en el aeropuerto y que permite llegar a cualquier destino en la isla. Es una alternativa muy cómoda y segura. También se puede hacer uso de un taxi para este desplazamiento.

Para moverse por la isla las únicas alternativas de transporte público existente es el autobús y el taxi. El autobús es muy útil para moverse entre ciudades y pueblos, pero si se quiere disfrutar de la isla como es el caso de visitar sus calas es mejor disponer de un vehículo de alquiler. De esta manera se pueden descubrir las maravillas de esta zona con mucha mayor libertad.

Otros datos de interés

Cala Blanca es un destino ideal para visitar en familia. Durante la época estival resulta un lugar muy concurrido, pero pese a ello se puede respirar un ambiente agradable y encantador, ideal para disfrutar con los más pequeños de la casa.