Son Bou

Al sur de la isla de Menorca, entre las localidades de Mahón y Ciudadela, se sitúa la pequeña y atractiva zona turística de Son Bou. Los viajeros descubrirán la playa de mayor extensión de Menorca de más de dos kilómetros de longitud. Además, el lugar destaca por su arena blanca así como por sus aguas poco profundas, transparentes y limpias. El área más antigua que se conoce se sitúa junto a la Basílica Paleocristiana, una construcción que data aproximadamente del siglo V y que alberga en su exterior una necrópolis perforada en la roca. Los turistas tienen a su disposición dos zonas de costa, una orientada a pasar unas inolvidables vacaciones en familia y con todo tipo de servicios, y otra zona más virgen y tranquila ubicada en la Reserva Natural de Prat, con pantanos, dunas y varias especies de aves.

Uno de los lugares de obligada visita de Son Bou son los restos de una basílica paleocristiana con planta rectangular y que se estima que fue levantada en el siglo V. Esta zona se sitúa en la parte oriental de la gran playa de la localidad y ofrece unas excelentes vistas al mar. Detrás de la playa se localiza la reserva natural o zona húmeda, popularmente conocida como l'Albufera de Ses Cannesies, un espacio perfecto para disfrutar de la observación de numerosas aves autóctonas. Al este de la localidad se encuentra la Torre d'en Galmés, un poblado talayótico que sirve de reclamo cultural para recorrer después de un tranquilo día de playa. A escasos kilómetros por carretera es posible llegar a otros atractivos rincones de interés como Cala en Porter, Cova d'en Xoroi y Torralba d'en Salord.

Los viajeros descubrirán en Son Bou un completo catálogo de entretenidas actividades al aire libre. El Camí de Cavalls pasa por la localidad y a través de él se puede llegar a la playa de Santo Tomás, a Cala en Porter y a Cala Llucalari. Esta ruta es perfecta para los amantes del senderismo, que podrán recorrer en unas tres horas esta bonita zona del litoral menorquín. La localidad es idónea para realizar deportes acuáticos así como para disfrutar de un tranquilo día de sol y playa. En el lugar, siempre que la climatología lo permita, se puede navegar con pequeñas embarcaciones así como divisar lugares de interés como el peñasco de Escull Sa Galera. En la zona urbanizada se emplazan varios restaurantes, bares y otros servicios como farmacias, supermercados y locales para alquilar bicicletas o automóviles.

Son Bou cuenta con varios apartamentos, hoteles y hostales ubicados en diversos puntos de la zona turística. Los alojamientos suelen tener piscina y ofrecen unas impresionantes vistas al mar desde sus balcones. Aproximadamente a unos tres kilómetros de distancia se ubica uno de los dos campings de la isla de Menorca.

Una de las mejores formas de moverse por la zona de Son Bou es en automóvil. La localidad se sitúa a aproximadamente ocho kilómetros de Alaior y a unos 20 kilómetros de Mahón y se pone a disposición de los viajeros una línea de autobús que conecta la zona de playa con estas poblaciones. El horario y la frecuencia del transporte público depende de la época del año en la que se visite la isla.

Son Bou dispone de playas que cuentan con el distintivo de Bandera Azul y por razones de seguridad e higiene se prohíbe el acceso a mascotas dentro de los arenales. Los amantes de los deportes acuáticos tienen a su disposición, además de las playas de la localidad, la encantadora y tranquila área de Cala Galdana.