Maspalomas

En el extremo sur de la isla de Gran Canaria se encuentra Maspalomas, un enclave que pertenece a la localidad de San Bartolomé de Tirajana. En este lugar, el turista descubrirá la belleza de la Reserva Natural Especial de las Dunas de Maspalomas, un terreno de 404 hectáreas donde se puede disfrutar de una gran variedad paisajística. Además, podrá relajarse en sus playas. A lo largo de 32 kilómetros de costa de San Bartolomé de Tiraja, el visitante se dará de bruces con numerosas playas tanto de arena volcánica como de arena clara. Una de esas playas es Maspalomas, la cual posee bandera azul desde 1990. Las aguas que la bañan mantienen una temperatura suave durante todas las estaciones del año, siendo muy agradable sumergirse en el Océano Atlántico. La playa de Maspalomas tiene una extensión de casi 3 kilómetros y cuenta con múltiples servicios, incluido una pasarela-acceso para discapacitados hasta la arena. La playa se encuentra dentro de la Reserva Natural Especial de Maspalomas, que se divide en tres zonas. La zona de las dunas, la de la charca y la del palmeral. Es una visita obligada para todo aquel que visite Gran Canaria ya que es un área de enorme belleza. La oferta de hoteles en Maspalomas es amplia. Existen establecimientos desde 5 estrellas a categorías menores. Asimismo se pueden alquilar bungalows en Maspalomas o apartamentos. Sea cual sea su presupuesto encontrará alojamiento adaptable a sus necesidades. Se puede acceder a la isla o bien por aire o bien por mar. Por aire, el aeropuerto de Gran Canaria se encuentra a 32 kilómetros de distancia y está unido a Maspalomas por un autobús, cuyo precio es de 4,04 euros por trayecto, y pasa cada hora. Por mar, se puede llegar a través de ferries que conectan las islas de Canarias entre sí o a través de embarcaciones privadas. Los puertos son el Puerto de la Luz y de las Palmas y el Puerto de las Nieves.