Playa Blanca

Al sur de la isla de Lanzarote se encuentra Playa Blanca, un lugar agradable, familiar y limpio, que presume de tranquilidad, a la vez que ofrece servicios de restauración y ocio perfectamente combinables con sus agradables aguas. A pocos kilómetros se encuentra el Parque Nacional de Timanfaya. Además, está situado frente a la isla de Fuerteventura a la que se puede acceder en ferry en menos de media hora.

Playa Blanca pertenece al municipio de Yaiza y ha sabido adaptarse a los tiempos desarrollando un complejo turístico moderno y elegante, a la vez que guarda el sabor de un pequeño pueblo costero. Sus playas son de arena fina y destacan en la zona urbana la Playa Dorada, Playa Blanca y la Playa Flamingo. Sin embargo, las más emblemáticas son las Playas de Papagayo, un conjunto de calas y acantilados dentro de una reserva natural que ofrecen al bañista aguas transparentes y una experiencia única. Están apartadas de la zona urbana y se puede llegar o bien a pie o en bicicleta o en vehículo privado. Debido a su costa se pueden practicar deportes acuáticos como el submarinismo, el windsurf, la pesca deportiva o la vela, entre otros.

En Playa Blanca la oferta hotelera es de lujo. Se pueden encontrar grandes complejos hosteleros de las principales cadenas nacionales e internacionales. Existe la opción de escoger alojamiento de cinco estrellas. Asimismo, existen también hoteles de gama media más económicos. Los apartamentos también siguen los mismos esquemas que los hoteles y se puede elegir apartamentos y apartahoteles de gran lujo o de gama media. Muchos de los resorts son de grandes dimensiones y ofrecen todo tipo de servicios a sus clientes, incluidos los especiales de guardería, animación, piscina, restaurantes...

Aquí se encuentra también el Puerto Deportivo de Marina Rubicón, un lugar que, además de servir de amarre para las embarcaciones, es un enclave para restaurantes, tiendas y lugares de ocio del más alto nivel. Asimismo, existe una gran oferta comercial y de ocio con discotecas nocturnas.

La isla cuenta con un aeropuerto con vuelos nacionales e internacionales. Este está conectado con Playa Blanca por el autobús de la línea 61 con una frecuencia cada hora entre semana y dos los fines de semana.