Qué ver en Aranjuez

Al sur de la ciudad de Madrid, la villa de Aranjuez se levanta majestuosa a orillas del río Tajo. Un destino sorprendente gracias a un patrimonio unido a la historia de la corona española desde el reinado de Felipe II. Está declarada paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad desde 2001 por la UNESCO y dando un paseo por ella pronto se descubrirá el porqué.

El Palacio Real de Aranjuez es su principal seña de identidad. Un palacio de varios estilos que cada uno de los monarcas ha ido moldeando con el paso del tiempo a su propio gusto para dar con el edificio actual, que debéis visitar. Su acceso se realiza a través de los pórticos de la fachada principal. Desde el principio, la Sala de Guardias de la Reina, descubriréis que estáis en un palacio único que os conducirá por sus habitaciones y estancias reconociendo los gustos de cada época. Una de las salas que más admiración suele levantar es el Gabinete de Porcelana, obra capital de la Real Fábrica de Porcelana del Buen Retiro de Madrid. Se puede contratar visita guiada en la misma taquilla con un suplemento de precio para conocer mejor el edificio y la historia que guarda entre sus paredes.

Junto al Palacio, pasead por los jardines ornamentales que lo rodean como el Jardín de la Isla o el Jardín del Príncipe. En este último se localiza la Casa del Labrador, otro punto de interés turístico que alberga uno de los conjuntos neoclásicos más importantes de Europa. Para acceder al jardín hay que traspasar unas bellas puertas, una vez dentro no dejéis de ver la fuente de Apolo y el estanque con sus templete clásico y su templete chinesco. Si hace buen tiempo, aprovechad para pasear y descubrir este jardín que sigue la moda francesa e inglesa de finales del siglo XVII (además puede que os topéis con alguno de los pavos reales que viven fijos en él). También dentro se puede visitar el Museo de las Falúas Reales, donde se conservan las embarcaciones reales con las que los reyes navegaban por el río Tajo. Un ejemplo de la riqueza de la Monarquía española.

Esta localidad tiene más patrimonio que también hay que apuntar en las listas de cosas qué ver en Aranjuez como la Real Iglesia de San Antonio, el Jardín del Parterre y el Jardín del Rey, el Jardín de Isabel II o la plaza de toros bicentenaria con su Museo Taurino. Igualmente Aranjuez es un nombre relacionado con la música clásica gracias al Concierto de Aranjuez del maestro Joaquín Rodrigo. Por ello a lo largo del año se realizan varias actuaciones de este estilo musical que levantan una gran expectación entre los entendidos. Asimismo en el mes de marzo, los vecinos llevan a cabo la representación del motín de Aranjuez, una fiesta declarada de Interés Turístico Internacional, que rememora un episodio de 1808.

Al disponer de un amplio patrimonio y actividades culturales durante todo el año, Aranjuez cuenta con una amplia oferta de alojamientos que incluyen desde hoteles pertenecientes a grandes cadenas hoteleras, a hoteles familiares y hostales.