​Rascafría

​Rascafría es un lugar ideal para desconectar, relajarse y oxigenar el alma y los pulmones cerca de Madrid (a 80 kilómetros de distancia). Se localiza en el Valle del Lozoya y, posiblemente, es una de las poblaciones más hermosas de la sierra madrileña. Emplazada a más de 1000 m de altitud, proporciona patrimonio, naturaleza, actividades y una exquisita acogida.

Qué ver en Rascafría

El espectacular Monasterio de Santa María del Paular es el principal atractivo patrimonial de esta localidad madrileña. Perfectamente integrado con el bello paisaje circundante, se creó en 1390 y fue regido por la orden cartujana durante 450 años. Actualmente es una abadía benedictina. Los trabajos pictóricos de Vicente Carducho, que representan escenas de la vida del fundador de la orden, son magníficos. Aunque muchos de ellos fueron traslados lejos de este recinto, se están recuperando las obras de las paredes.

El Puente del Perdón es un lugar excelente para admirar maravillosas vistas del monasterio, increíblemente fotogénico. Por otra parte, el Bosque de Finlandia y la Laguna Grande de Peñalara son visitas naturales imprescindibles.

Qué hacer en Rascafría

La estación de Valdesqui se encuentra a menos de 20 kilómetros, por lo que los amantes del esquí suelen dedicar al menos un día de su estancia, en temporada, a disfrutar sobre la nieve.

El área recreativa de Las Presillas es un conjunto de piscinas naturales que se presenta precioso durante todo el año. En las épocas cálidas, se encuentran concurridas y ofrecen chapuzones divertidos. Cuando hace frío, constituyen una estampa bellísima y transmiten la relajación hipnótica del silencio forestal.

La Ruta de las Cascadas del Purgatorio, por último, es un itinerario de senderismo situado en el entorno de Las Presillas. Se prolonga durante 12 kilómetros: es decir, unas 4 horas de ruta. Su dificultad es básica, por lo que resulta ideal para familias con niños.

Dónde dormir

Rascafría cuenta con excelentes opciones de alojamiento que aúnan las comodidades de un hotel actual y el enfoque tradicional de un buen hostal de la sierra. El Hotel Rural El Valle, por ejemplo, proporciona tranquilidad, encanto rural y dormitorios cómodos para dos o cuatro personas. Está rodeado de un amplio gran jardín con zona infantil de juegos y terraza. Es un buen referente sobre el tipo de hoteles disponibles en esta población. Además, existen casas rurales y viviendas alquilables como Los Espinares. Algunas se sitúan en plena naturaleza, e incluyen prestaciones de alto standing como sauna e hidromasaje. Naturalidad y bienestar se conjugan en todos los casos.

Transporte

Desplazarse en coche desde Madrid a Rascafría es sencillo y cómodo. El recorrido de 98 kilómetros dura alrededor de una hora y cuarto, especialmente si utilizas la A-1 y la M-604. Además, es posible aprovechar las conexiones de transporte público que operan desde la capital de España. Existen, por ejemplo, autobuses que salen del centro comercial Zoco Villalba, Las Rozas y Cantoblanco, con rutas que oscilan entre los 177 y los 210 minutos, según cada caso.

Otros datos de interés

Rascafría es un excelente destino gastronómico, ideal para comer carne a la brasa, platos tradicionales de la sierra y sabores genuinamente madrileños. Además, durante los meses de octubre y noviembre se celebran las Jornadas Gastronómicas de Setas, Caza y Vino, una estupenda excusa para desplazarse hasta esta localidad, plena de encanto y sabor. Los caldos con D. O. Vinos de Madrid saben todavía mejor en un entorno tan auténtico, precioso y carismático como este.

Se trata, en definitiva, de un destino idóneo para viajar con niños, cuyas fiestas patronales conmemora La Virgen de Gracia y San Roque.