Azpeitia

Azpeitia es un municipio ubicado dentro de la comarca de Urola Costa y, en consecuencia, a la provincia de Guipúzcoa, País Vasco. Cuenta con casi 15 000 habitantes y alberga los títulos de Noble y Leal Villa. Este es el lugar en el que nació San Ignacio de Loyola, cuya casa natal se puede visitar sin problemas. Sus orígenes se remontan al año 1310, si bien es cierto que, en un principio, se llamaba Garmendia de Iraurgui. Hoy en día, se trata de uno de los enclaves más bellos en términos arquitectónicos de toda la región.

El primer punto de interés del municipio de Azpeitia es la casa natal de San Ignacio de Loyola. Está situada en el barrio de Loyola y forma un complejo religioso y monumental digno de ser visitado. De hecho, la basílica construida en honor a este santo es realmente hermosa y colosal Por su parte, la ermita de Nuestra Señora de la Antigua y el Santuario de Nuestra Señora de Aránzazu son otros enclaves que hay que conocer. La Parroquia de San Sebastián de Soreasu, que está asociada desde tiempos inmemoriales a la Orden de los Templarios, también es un lugar digno de ver. Además, en términos artísticos, es un claro exponente del estilo gótico vasco, aunque su portada es neoclásica y obra de Ventura Rodríguez.

Sin duda, dar un paseo por el centro histórico de Azpeitia ya es en sí mismo un auténtico placer. Sus calles parecen sacadas de la época medieval y están abarrotadas de edificios y casas realmente antiguas. Además, este es el lugar perfecto para encontrar multitud de restaurantes y bares en los que disfrutar de la gastronomía local en forma de 'pintxos' y copas de 'txacolí', el vino típico vasco. Por su parte, los alrededores de la localidad están marcados por unos parajes naturales realmente bellos e interesantes. Estos invitan a la práctica del senderismo y de otros muchos deportes al aire libre. En definitiva, un enclave en el que no hay espacio para el aburrimiento.

A la hora de elegir donde dormir en Azpeitia, la oferta de alojamiento es bastante buena. En concreto, es posible encontrar un hotel con varias estrellas debido a la calidad de sus servicios en el que reservar una habitación para dos personas provista de todo tipo de comodidades. Sin duda, esta es la mejor opción para aquellas parejas que llegan a la localidad en busca de una escapada romántica marcada por el relax y la tranquilidad. Por su parte, quienes poseen un presupuesto más ajustado estarán encantados de saber que también tienen la opción de alquilar una habitación privada o compartida en un hostal. Finalmente, aquellos que viajan con sus hijos o en grupo con amigos, pueden reservar una casa rural o un apartamento turístico sin problema. Allí encontrarán toda la privacidad que necesitan para disfrutar al máximo de su estancia.

Este municipio se encuentra a 72 km de Bilbao, a 95 km de Vitoria Gasteiz y a 44 km de Donostia-San Sebastián. En este sentido, la única opción para llegar hasta su territorio es por carretera. Esto se debe a que la red ferroviaria existente hace unos años fue desmantelada. Desde cualquiera de esas ciudades es posible tomar un autobús que lleve a su casco urbano. Otra buena opción es la de ir en vehículo propio o de alquiler. Para ello, lo mejor es tomar la autopista AP-8 que une Bilbao y Behovia y, después, tomar la salida hacia el valle del Urola. A partir de ahí, basta con seguir la carretera GI-631 para llegar. Por su parte, dentro del municipio, debido a su tamaño relativamente grande, hay operativo un servicio de taxis y otro de autobuses urbanos.

Azpeitia celebra, cada año, un buen número de fiestas populares. La primera es la de San Sebastián de Soreasu, que tiene lugar cada 20 de enero y que está marcada por una tamborrada. Asimismo, en febrero se celebra especialmente el Carnaval, mientras que el 21 de diciembre se rinde culto a Santo Tomás. Especial mención merecen las fiestas en honor a San Ignacio de Loyola, que tienen lugar el 31 de julio.