​Orio

​Orio ocupa un encantador pueblo pesquero perteneciente a la comarca de Urola-Costa, en la provincia de Guipúzcoa y a solo once kilómetros de la capital, con una historia documentada que se remonta a principios del siglo XI como aldea portuaria del dominio de San Sebastián y de tránsito para aquellos peregrinos que cruzaban la localidad a su paso entre las ciudades de Donostia y Santiago. Durante el siglo XVI y sucesivos partían desde la villa numerosos barcos que cruzaban el Océano Atlántico con destino a las aguas de Canadá a la caza de ballenas. Los visitantes disfrutarán hoy en día del encanto de un magnífico paisaje donde participar de entretenidas actividades y de una tradición cultural y gastronómica de obligado recorrido, además de unas tranquilas playas para relajarse y compartir grandes momentos de ocio.

Disfrutar de un recorrido por el centro histórico de Orio es compartir un agradable ambiente medieval entre sus calles empinadas y laberínticas, con suelos empedrados y balcones decorados con colores vivos en casas de diferentes épocas, formando parte de un conjunto urbano de gran valor. La zona vieja de la localidad o Goiko Kale propone descubrir lugares de interés como la Iglesia de San Nicolás de Bari, del siglo XVII y con detalles barrocos en columnas y en el retablo del altar mayor, y la ermita de San Martín de Tours. La estratégica situación de la villa es perfecta por la combinación de mar y montaña, con dos playas, Antilla y Oribarzar, ubicadas en espacios de gran riqueza natural, la primera lugar del parque de las aves, y dotadas de los servicios más prácticos y funcionales para disfrutar de apacibles jornadas de sol y relajación.

Orio propone sacar partido a una encantadora visita a una tranquila localidad donde grupos y familias entrarán en contacto con la naturaleza y vivirán una agradable tradición plasmada en animadas festividades como la de San Pedro y de San Nicolás, además de la popular celebración de la "Balearen Eguna", la última ballena pescada en el pueblo en 1901, y el Día del Besugo. La época estival es perfecta por los eventos que se suceden, destacando conciertos, regatas o exposiciones culturales, entre otros. Además, los alrededores aseguran una entretenida experiencia de ocio entre deportes como el kayak o el raft, sin olvidar las rutas de senderismo y los estupendos paisajes del Parque Natural de Pagoeta, a quince minutos en coche.

La localidad de Orio dispone de cómodos alojamientos donde encontrar el descanso después de intensas jornadas de turismo activo por la zona. Se pueden encontrar desde acogedoras casas rurales y sencillos hostales hasta campings y hoteles con todo lo necesario para hacer sentir a los huéspedes como en casa.

Orio dispone de una práctica red de carreteras que conectan algunas de las principales ciudades del País Vasco. La AP-8, desde Irún a Bilbao, recorre interesantes localidades de interés como Zarautz, Eibar o Durango, mientras que las vías secundarias como la N-634 permiten un atractivo trayecto por las playas del norte de la provincia y proponen descubrir cautivadores lugares como Guetaria o Zumaria, entre otros. Asimismo, un eficaz servicio de transporte público comunica las diferentes áreas de la villa. El aeropuerto de San Sebastián se localiza a 35 kilómetros.

Orio cuenta con una población de prácticamente 6.000 habitantes y una superficie de 9,81 km². Su economía se ha basado en la pesca y la construcción naval, y en menor medida a la agricultura. La tradición se encuentra íntimamente ligada al deporte del remo, con un brillante historial de éxitos en regatas donde han participado oriotarras a lo largo de los años.