Beaune

Capital del vino de Borgoña, dentro del departamento de Côte-d'Or, la ciudad de Beaune es un destino imprescindible para los amantes del vino y de la arquitectura medieval. Situada a unos 40 kilómetros al sur de Dijon y a los pies de los alpes suizos (Neuchâtel está a unos 200 kilómetros), Beaune ofrece una amplia variedad de alojamientos desde los cuales descubrir no solo los edificios más emblemáticos de la ciudad, sino también aprender a valorar los vinos de Borgoña. El Hôtel-Dieu es uno de los edificios más carismáticos de la ciudad, y ha funcionado como hospital desde sus inicios hasta que recientemente se transformó en museo. Es un claro ejemplo de arquitectura gótica francesa, con un precioso patio en el que destacan las tejas vitrificadas de estilo borgoñón. Muy cerca de allí se encuentra el Palacio Ducal de Borgoña, que actualmente alberga el Museo del Vino de Borgoña. Además de callejear por la ciudad, lo más destacable que se puede hacer en Beaune es ir a una degustación de vinos o una ruta enológica por los alrededores. Existen numerosos apartamentos, villas y aparthoteles en Beaune que permiten el uso de la cocina, pero lo mejor es probar un restaurante distinto cada día para degustar un vino bien maridado con la comida. Asimismo, se puede elegir alojarse en un hotel en Beaune de dos, tres, cuatro y hasta cinco estrellas. Desde cualquiera de ellos a bien seguro se puede organizar una visita a alguna de las bodegas de más renombre de Borgoña y hacer una cata de vinos.