​Papeete

​Papeete se encuentra situada en la isla de Tahití, es la ciudad más grande y poblada de todo el archipiélago. Se trata de una localidad con un rico pasado que hoy en día vive centrada en el turismo y en la conservación de su patrimonio natural. No sólo los turistas que visitan la isla en la actualidad se dejan cautivar por sus impresionantes puestas de sol, sus paradisíacas playas de arena blanca o sus cristalinas aguas azul turquesa. Ya en su día artistas como Paul Gauguin o escritores como Robert Louis Stevenson quedaron fascinados por la magia de estos maravillosos paisajes.

Las principales atracciones turísticas de Tahití y Papeete en particular se centran en sacar el máximo partido a su exuberante naturaleza. Existe una gran cantidad de excursiones organizadas para practicar todo tipo de deportes acuáticos que van desde el snorkel, la pesca deportiva, el windsurf pasando por la vela o el ski acuático. Los amantes de la cultura y el arte pueden visitar el Museo de Tahití y sus islas, que contiene más de cuatro mil piezas de arte y objetos de gran valor histórico en exposición. El Museo de Gauguin alberga las obras que el artista pintó durante su estancia en la isla y la preciosa Catedral de Notre Dame, es todo un ejemplo de arquitectura colonial de finales del siglo XIX.

El famoso paraje de la Garganta de Taharaa ofrece unas espectaculares puestas de sol sobre una vista panorámica de las montañas de Papeete, que no dejará indiferente a ningún viajero que se anime a visitarlo. Algunas de las mejores playas de toda la isla son Venus Point Beach, formada por grandes extensiones de arena negra y bañada por aguas calientes, y la playa de Toaroto cuyas aguas cristalinas están repletas de vida marina y son el lugar perfecto para practicar el buceo. El mercado municipal de Papeete es un punto de referencia en toda la isla, situado en pleno bullicio de la ciudad, es un espacio lleno de vida donde se pueden comprar desde exquisitos aceites y frutas tropicales hasta todo tipo de preciosas artesanías y artículos de recuerdo.

Las opciones de alojamiento en Tahití son tan variadas como se pueda llegar a imaginar. Existe un amplio catálogo de hospedajes diseñado al gusto de cada tipo de viajero, desde sencillas cabañas construidas sobre el nivel del mar hasta lujosos hoteles con todas las comodidades. También es posible dormir a bordo de un barco dejándose mecer por el suave ir y venir de las olas, alquilar un apartamento con amplios jardines y piscina privada o alojarse en un coqueto hostal regentado por lugareños.

Moverse por Papeete es bastante fácil pues se pueden alquilar coches, con o sin conductor, a la llegada a la isla. Es muy importante tener en cuenta las principales medidas de seguridad si se va a conducir por terrenos más inhóspitos y escarpados, por lo que recurrir al alquiler de vehículos todoterreno quizás sea la mejor opción. También existen numerosas empresas de alquiler de motos y bicicletas. El transporte público conecta los principales puntos de la ciudad y sus tarifas son muy económicas. Para los viajeros más aventureros existen opciones de alquiler de barcos o rutas a caballo.

Una vez en Papeete es imprescindible dejarse deleitar por sus exquisitos platos elaborados a base de marisco que son una fusión de las diversas culturas que han pasado por las islas. La refinada cocina francesa se mezcla con la especiada comida tradicional china y, aprovechando la frescura de sus exóticas frutas tropicales y de los pescados recién capturados, dan lugar a deliciosas recetas de cocina tahitiana.