​El centro de Amsterdam

​El centro de Amsterdam, ciudad capital de los Países Bajos, concentra tantos atractivos que los visitantes pueden sentirse perdidos a la hora de decidir por dónde empezar. Emocionante, dinámico y repleto de construcciones que desbordan de belleza, este precioso núcleo era un pequeño pueblo de pescadores en el siglo XIII. Cuenta la leyenda que fue fundada por dos pescadores frisios, quienes llegaron a su costa con su perro, y su fundación oficial se ha establecido el 27 de octubre de 1275.

Dónde está ubicado el centro de Amsterdam

El distrito centro se extiende en forma de semicírculo, a orillas de la antigua bahía IJ, que se comunica con el Mar del Norte. Esta zona central de la ciudad está rodeada por el Cinturón de Canales llamado Grachtengordel, que integra los canales de mayor importancia de la ciudad. El área destaca por su inmensa belleza, tanta que inspira al romanticismo. Son varios los barrios que se consideran la zona central de Amsterdam, incluido el casco antiguo. El corazón del centro es Niewmarkt en Lastage, donde están De Waag, la antigua puerta de acceso a la ciudad, y el barrio chino, repleto de restaurantes orientales, y hay infinidad de bares, pubs, restaurantes de moda, adorables tiendas vintage, librerías llenas de encanto y, además, se monta un pintoresco mercado los sábados.

Qué ver en el centro de Amsterdam

Entre los lugares de visita obligada en la zona central de Amsterdam se cuenta el área de Spui, en el corazón del casco histórico, donde se encuentra el conjunto de edificios llamado Begijnhoff, fundado en 1346. La plaza de Spui enamora a los amantes de la cultura en general, ya que hay varias librerías y se monta un mercado de libros cada viernes y un mercado de arte cada domingo. También está allí el Museo de Amsterdam. Otro lugar fantástico es la animada plaza de Leidseplein, repleta de bares, restaurantes e interesantes artistas callejeros. Las visitas los principales puntos de interés deben incluir la Casa de Ana Frank y el museo Van Gogh, lugares tradicionales que ofrecen experiencias inolvidables.

Qué hacer en el centro de Amsterdam

Un plan ineludible al pasar unos días en Amsterdam es perderse por sus calles y descubrir los múltiples puntos de interés de la zona. Desde la estación central de tren se puede realizar un recorrido espectacular. A pocos pasos se encuentran la iglesia de San Nicolás y la Biblioteca Pública, situada en la isla artificial de Oosterdokseiland, que se construyó en 1832. En el centro también vibra la hermosa Plaza Dam y se ubican el Palacio Real y la Iglesia Nueva, lugar de coronación de los nuevos reyes. 

También es un buen plan visitar el museo de Madame Tussauds y explorar las calles Kalverstraat y Leidseestrat, las más comerciales de la ciudad. Las pausas para descansar se pueden disfrutar en las famosas cafeterías de la zona. Los apasionados por las compras también pueden acudir a los centros comerciales Magna Plaza y Bijenkorf. Una actividad que encanta a todos los visitantes es subir a un ferry, que no cobra billete, en la estación central de Amsterdam, para visitar el barrio Amsterdam-Noord, y también curiosear por el peculiar Barrio Rojo. Y los paseos en barco por los canales son simplemente ineludibles. Junto al canal de Singel se puede admirar el célebre Mercado de las Flores.

Alternativas de alojamiento en el centro de Amsterdam

Las posibilidades de alojamiento en el centro de la capital de los Países Bajos es prácticamente ilimitada. La gran mayoría de ellos ofrece acceso a Wifi y también sirve los desayunos todos los días. En cuanto a sus categorías, hay desde apartamentos con vistas a los canales completamente equipados y bonitos hostales, hasta hoteles de 5 estrellas con todas las comodidades necesarias para satisfacer a los clientes más exigentes. Cerca de las estaciones de tren y de metro hay hostales con habitaciones de estilo escandinavo fantásticas, con baño privado y zona de estar. La oferta de alojamiento se completa con hoteles de 3 y 4 estrellas cómodos y con una estupenda calidad de servicios y amenidades, adecuados al carácter turístico de la ciudad.

Otros datos de interés para disfrutar de una estancia en el centro de Amsterdam

Desde España y la mayoría de los países europeos se puede llegar a Amsterdam por carretera. La E-35, por ejemplo, desemboca en la autopista A-10 que circunvala la ciudad. De todas formas, muchos viajeros prefieren volar al aeropuerto de Schiphol, donde muchos visitantes se detienen ya que alberga al Rijksmuseum Schiphol, donde se puede admirar una estupenda exposición de los pintores flamencos. El aeropuerto está a 17 kilómetros del centro, y la opción más rápida y cómoda es cubrir esta distancia es el tren, cuya parada se encuentra justo bajo a la terminal y llega hasta la estación central. Otra opción es tomar el autobús 397 Amsterdam Airport Express, que llega hasta la estación de autobuses de Elandsgracht, cercana al centro. 

Con respecto a la gastronomía, tal vez la ciudad no destaque en este punto, aunque se pueden probar platos típicos como los arenques y las "patat" o patatas fritas con salsa en los puestos callejeros, los quesos Gouda y Edam típicos de la región y el "hutspot" o guiso de ternera y patatas que preparan en los restaurantes. Asimismo, se pueden encontrar restaurantes y locales de comida rápida por toda la ciudad, principalmente en las proximidades a las plazas Dam y Spui. Para cenar, la zona más atractiva y agradable es Leidseplein.