Bali

Bali es una isla de Indonesia ubicada en la zona más occidental de las islas menores de la Sonda. La ínsula es un interesante destino turístico conocido por su pintura, escultura y peletería, entre otras artes. Además, es una zona donde se encuentran mayoristas relacionados con el mundo de la moda o de la joyería. Los habitantes de Bali son descendientes de una raza prehistórica que procedía de Asia Central. Sobre el año 100 a.C. llegaría el pueblo hindú y más adelante los portugueses y holandeses. Estos últimos le traspasarían la titularidad del territorio a Indonesia. La cultura de la isla representa la fuente de vida de sus habitantes, algo que se percibe en cada rincón, en la arquitectura, en la música y, evidentemente, en la gastronomía.

Bali es conocida como la isla de los dioses debido a sus impresionantes templos. La región alberga más de 10.000 templos y es muy recomendable destinar algunos días de las vacaciones a visitarlos. Los templos más populares son Pura Tanah Lot, Pura Besakih y Pura Luhur Uluwatu. Las playas son populares y se caracterizan por su longitud y su perfecto oleaje, apreciado tanto por bañistas como por surfistas. Asimismo, otra de las atracciones interesantes de las que se puede disfrutar son las excursiones por los volcanes y el ascenso al monte Batur. La isla también cuenta con encantadores pueblos como Seminyak, Kuta, Ubud o Denpasar.

Los visitantes podrán tomar una copa en la ciudad de Kuta o disfrutar de un inolvidable día de compras en Ubud. El hinduismo balinés puede sentirse con toda su esencia en el templo Pura Besakih. Los turistas suelen deleitarse con los atardeceres vistos desde el templo de Tanah Lot. Subir al monte Batur, el volcán más activo de la región, es una de las excursiones imprescindibles para los visitantes de la isla. Será muy divertido bañarse en las estupendas playas de Lovina o Dreamland así como contemplar los lagos de Bratan, Batur y Buyan. Los turistas pueden practicar sugerentes actividades como yoga o catas de tés y cafés. Del mismo modo, los más valientes pueden atreverse a hacer surf, senderismo o descenso de ríos.

La isla indonesia recibe una gran cantidad y variedad de turistas durante todo el año que buscan todo tipo de alojamiento. En la región pueden encontrarse confortables opciones para el descanso que pasan por los bungalows básicos hasta los resorts de lujo. Resulta sencillo encontrar un hotel u hostal económico que tenga piscina y que se ubique cerca de la playa, aunque los alojamientos más populares son las villas de estilo arquitectónico tradicional. Las áreas situadas en el sur de Bali son las más desarrolladas y preparadas para el turismo. Ubud se localiza en el interior y también es una opción interesante por sus atractivos culturales y naturales.

Los visitantes pueden moverse por la isla en transporte público como los Trans Sarbagita o las mini vans o Bemos, que realizan rutas regulares y cuentan con muchas paradas en ciudades como Denpasar o Kuta. No obstante, los Trans Sarbagita son autobuses más turísticos que cubren recorridos por las ciudades de Nusa Dua, Kuta y Sanur. Son populares los carros tirados por caballos o Dokar, para recorridos dentro de la zona urbana. Otra opción para moverse por Bali es alquilar una moto gozar de total libertad para planear su propia ruta. El aeropuerto de Denpasar se encuentra en el sur de la isla, a escasa distancia de Kuta.

La región se ha convertido con el paso de los años en un referente mundial para los surfistas profesionales. El idioma principal es el Bahasa Indonesia, la moneda oficial la rupiah y la religión que se profesa en la isla es el hinduismo combinado con creencias propias del budismo.​