Islas Azores

Las Azores son un conjunto de islas escarpadas y salteadas de sal que se ubican a unos 1200 kilómetros de la costa de Portugal. Su atractivo radica en la posibilidad de vivir atractivas aventuras entre unas y otras islas, caminando entre volcanes, buceando, descendiendo a rappel por imponentes cascadas o avistando ballenas.

Este destino turístico también ofrece entretenimientos más pausados, como recorrer bellos pueblos tradicionales de pescadores, tomar el sol en playas tranquilas y hoteles estupendos, o visitar espléndidas iglesias y mansiones.

Qué ver en Azores

Si bien las nueve islas de este archipiélago ofrecen paisajes magníficos, naturaleza salvaje, gamas cromáticas fascinantes, rutas pintorescas, playas estupendas y muchísimo encanto, las dos más turísticas son Sao Miguel y Terceira. En la primera, los ojos se van a las plantaciones de tabaco y té, las praderas inmensas y los bosques encantadores. Ponta Delgada es la capital, donde se encuentra la sede de la Presidencia de la Región Autónoma. El Pico da Vara, con 1150 metros de altitud, y los maravillosos lagos de montaña Furnas, Fogo y Sete Cidades son sus mayores encantos.

En Terceira, la Caldeira de Guilherme Moniz, la cordillera Serra do Cume y la abrupta costa de la isla son destinos atractivos que las cámaras fotográficas de los turistas no cesan de inmortalizar.

Qué hacer en Azores

Estas islas son el epicentro de multitud de pasatiempos y experiencias inolvidables. Una de ellas es subir al Mirador de Boca do Inferno, en la zona protegida de las Siete Ciudades, para admirar una panorámica ciertamente impresionante. Embarcarse en una excursión marítima de unas tres horas para observar cetáceos se convierte, a menudo, en un auténtico regalo, porque las Azores figuran entre los mayores santuarios de ballenas del mundo, y es bastante frecuente poder verlas.

Visitar el Centro Histórico de Angra do Heroismo, en la isla de Terceira, se convierte en una ruta encantadora que permite admirar casas de piedra decoradas con colores pasteles muy bonitos y relajarse, después, en el entorno romántico del Jardín Duque da Terceira.

Los baños terapéuticos de las Termas do Carapacho, en Isla Graciosa, son ideales para desconectar de los problemas y regenerarse físicamente.

Dónde dormir

Azores es un paraíso para las escapadas románticas. Es sencillo encontrar un hotel B&B exquisito y romántico, pero también un alojamiento resort de alto standing situado cerca de la playa. Quien prefiere decantarse por un hostal tranquilo, asequible y familiar, también tienen a su disposición numerosas alternativas. Otra posibilidad es optar por el alquiler de apartamentos, habitaciones o casas rurales, bastante abundantes en las distintas islas del archipiélago.

Transporte

No resulta difícil volar hasta estas islas, pues existen vuelos regulares desde Lisboa, Madeira y diferentes ciudades de Alemania, Gran Bretaña, Suecia, España, Canadá y EE.UU. Las islas se encuentran conectadas por servicios aéreos regulares, así como por barco.

Para moverse por las propias islas, hay que tener en cuenta que las carreteras son fiables y están en buen estado, por lo que alquilar un coche es, en todo caso, una buena alternativa. Por otra parte, salvo Corso, todas disponen de líneas regulares de autobuses y taxis. Más económico y exótico resulta el alquiler de scooters que, en las islas más pequeñas, es una opción recomendable.

Otros datos de interés

El clima de las islas Azores es templado durante todo el año: unos 25 ºC en agosto y alrededor de 14 ºC en invierno. Entre octubre y abril se producen lluvias pasajeras, tras las cuales sale el sol. La gastronomía en estas islas combina los mejores

todo la de pulpo, las empanadas de bacalao, el caldo verde de pescados o marisco y la calderaida son algunos de sus platos más característicos.