​Jerusalén

​Jerusalén es una ciudad de Oriente Medio que cuenta con más de 800.000 habitantes. Es la capital de Israel y está considerada internacionalmente como ciudad sagrada por su significado religioso para el Islam, el judaísmo y el cristianismo. Se ubica en los Montes de Judea, una cadena montañosa con más de 1.000 metros de altura situada entre Israel y Palestina. La ciudad es una de las más antiguas del mundo, con asentamientos que datan del 5.000 antes de Cristo, y está dividida en varios distritos, destacando el de la Ciudad Vieja, declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad. Los visitantes descubrirán en este lugar numerosos espacios históricos y maravillas arqueológicas así como rincones modernos donde disfrutar de grandes momentos de ocio como restaurantes y centros comerciales.

Las mejores panorámicas de Jerusalén se obtienen desde el Monte de los Olivos. Los visitantes observarán desde esta cima la magnífica distribución de la ciudad y tendrán ocasión de planear una visita más organizada. La Ciudad Vieja es el distrito más popular de la capital y cerca de ella se encuentra el Huerto de Getsemaní, al pie del monte de los Olivos, un lugar con mucha historia para los cristianos. Junto al huerto se sitúa la Iglesia de Todas las Naciones, un edificio que alberga, según cuenta la leyenda, la roca en la que Jesús rezó antes de ser arrestado. La ciudad israelí dispone de tres lugares sagrados para las diferentes religiones monoteístas: el Muro de las Lamentaciones, para los judíos; la mezquita de Al-Aqsa, para los musulmanes, y el Santo Sepulcro, para los cristianos. Los turistas tienen a su disposición varios museos, destacando el Yad Vashem relacionado con la memoria del Holocausto, y el Museo de Israel, que muestra tesoros de gran valor histórico.

Los turistas que visiten Jerusalén pueden disfrutar de entretenidas excursiones y paseos por sus diferentes lugares de interés. El principal rincón de visita obligada es el Muro de las Lamentaciones, donde se reúnen cientos de personas rezando y leyendo salmos. Otro punto característico de la ciudad es la explanada de las mezquitas con las cúpulas de Al Aqsa y de La Roca. Destaca también la Iglesia del Santo Sepulcro, pues fue allí, según la creencia de los cristianos, en el Calvario donde fue crucificado Jesucristo. Todos los barrios de la Ciudad vieja de Jerusalén ofrecen a sus visitantes variados puestos de comida, tiendas de recuerdos, perfumerías y mercados de antigüedades. En la zona de Malilla es donde se emplazan las tiendas más modernas y exclusivas.

Jerusalén cuenta con varios hoteles y hostales distribuidos entre los diferentes barrios de la ciudad. Algunos alojamientos disponen de spa y de espacios exclusivos donde sentirse como en casa y disfrutar de grandes momentos de descanso. La capital ofrece a sus visitantes varios hoteles de cuatro y cinco estrellas de referencia internacional que cuentan con lujosas instalaciones.

En Jerusalén los visitantes podrán moverse tanto en autobús como en tranvía. No obstante, se ofrecen varios taxis que comunican los diferentes barrios de la capital así como con la ciudad de Tel aviv. La estación de tren de Navon se sitúa junto a la estación central de autobuses, mientras que el aeropuerto más cercano es el de Ben Gurion. El precio de autobuses y de taxis varía según la distancia recorrida y el tiempo.

Uno de los principales aspectos a tener en cuenta al viajar a Jerusalén es la importancia del shabat, considerado el día sagrado para los judíos. El sábado los restaurantes, tiendas y medios de transporte dejan de funcionar. La moneda oficial del lugar es el shekel y los idiomas que se hablan son el hebreo y el árabe.