Encuentra hoteles y otros alojamientos en Italia

Hoteles destacados

Italia

¿Qué se puede decir de Italia que ya no se sepa? Sin duda, se trata de uno de los países más bellos del sur de Europa y, de igual modo, uno de los que cuenta con mayor historia y tradición. Al fin y al cabo, es una de las grandes cunas de la civilización actual. Ahora bien, a la hora de realizar un viaje que lleve a explorarlo en profundidad, es difícil determinar cuáles son los destinos imprescindibles en los que buscar un alojamiento. Acerca de esto se va a hablar aquí.

Qué ver en Italia

Un viaje a Italia debe empezar, de forma casi obligatoria, en Roma, su capital. La “Ciudad Eterna”, como también es conocida, alberga muchos de los monumentos más importantes del país. Es el caso, por ejemplo, del Coliseo, del Panteón o de la Fontana di Trevi. Además, aquí se encuentra la Ciudad del Vaticano, cuya basílica y museo suponen otras visitas imprescindibles.

Sin embargo, hay mucho que ver fuera de Roma. Otra parada indispensable hay que hacerla en La Toscana, que ofrece los que probablemente son los paisajes más bellos del país. Sus colinas repletas de viñedos, girasoles y cipreses son capaces de dejar a cualquier sin palabras. En esta región se encuentra Florencia, otra ciudad que nadie se debe perder.

Saliendo de la zona central de la nación y poniendo rumbo al norte hay otras muchas ciudades dignas de una visita en profundidad. Es el caso, por ejemplo, de Venecia, cuyo centro histórico es Patrimonio de la Humanidad. Aquí se encuentra la Basílica de San Marcos y un sinfín de canales que recorrer a bordo del Vaporetto o, por qué no, de una góndola. A una hora en tren está Milán, que está considerada como una de las grandes capitales de la moda y en la que se encuentra el Duomo, la catedral más alta del mundo.

Pero ¿y quiénes quieren disfrutar de algunas de las mejores playas del Mediterráneo? En ese caso, la Costa Amalfitana es otro lugar de obligada visita. Los pueblos más espectaculares de la región se encuentran en el Golfo de Salermo. Amalfi, Ravello y Positano son buenos ejemplos. Tampoco se debe olvidar la isla de Capri.

Qué hacer en Italia

En Italia no hay lugar para el aburrimiento. Una actividad imprescindible en el país es, sin duda, dar un paseo en góndola por los canales de Venecia. Es especialmente recomendable en caso de afrontar una escapada romántica en compañía de la pareja. Pero hay más. Un tour guiado por los Museos Vaticanos permite conocer obras de arte que, hasta ahora, únicamente se han visto en los libros de historia o por televisión. Tampoco está de más subir al mirador de la Basílica de San Pedro y contemplar con los ojos propios una panorámica digna de postal de toda la ciudad de Roma.

Otra actividad muy interesante pasa por realizar un poco de enoturismo en La Toscana o recorrerla en bicicleta. Esta zona se encuentra repleta de viñedos y de bodegas que se pueden visitar sin ningún problema. Una cata es la forma ideal de conocer la calidad y el carácter de los vinos que se producen en el país transalpino.

En este sentido, quienes viajan en invierno y son amantes de los deportes de nieve pueden ir a esquiar a los Alpes italianos. En cambio, si se va en verano, estos parajes pueden servir para realizar rutas de senderismo o en bici. Muchas de ellas son transitadas durante el Giro de Italia, una de las pruebas ciclistas más emblemáticas del mundo.

Donde dormir

Las opciones de alojamiento en el país son de lo más abundantes y variadas. Aquellos que viajan a ciudades grandes y tienen un presupuesto limitado pueden optar por un hostal en modalidad de bed & breakfast. Muchos de ellos se ubican en pleno centro histórico de estas urbes y cuentan con una localización ideal de cara a conocer los principales puntos de interés turístico.

En cambio, si se quiere optar por un alojamiento más confortable que un hostal, conviene apostar por un hotel. En este país los hay de todo tipo. Desde acogedores establecimientos de dos o tres estrellas hasta hoteles de gran lujo en los que disfrutar de todo tipo de servicios exclusivos.

Ahora bien, ¿qué pasa si lo que se desea es disfrutar de mayor privacidad? En ese caso, lo mejor es optar por un apartamento que cuente con varias habitaciones y cocina propia. Sin duda, se trata de la opción más interesante para quienes viajan en familia o con amigos, ya que brinda una libertad total.

Transporte

Hay muchas maneras de llegar a Italia, pero la más cómoda es el avión. En este sentido, el país ofrece conexiones aéreas con España y el resto de Europa y del mundo a través de sus aeropuertos: el de Milán-Malpensa, el Marco Polo en Venecia y, sobre todo, el de Roma-Ciampino. Desde el norte de nuestro país también es posible llegar en tren o en coche.

Por su parte, una vez dentro del país, alquilar un coche es una opción recomendable para no tener preocupaciones acerca de cómo llegar al hotel o apartamento o ir de ciudad en ciudad. Eso sí, su territorio cuenta con una red de trenes excelente, lo que facilita mucho la movilidad terrestre.

Otros datos de interés

Nada más llegar, es necesario dedicar tiempo a conocer su gastronomía. Al fin y al cabo, este es el país en el que se elaboran las mejores pizzas y la mejor pasta del mundo. Por ejemplo, en Nápoles se encuentra la considerada como mejor pizzería del planeta, mientras que en Siena hay una heladería con gran prestigio internacional.

↑

Llévanos en tu bolsillo ¡gratis! Descarga nuestra APP y ¡ahorra!