Capri

​La isla italiana de Capri se encuentra frente al golfo de Nápoles y pertenece al mar Tirreno. Esta isla se encontró alguna vez unida al continente y hay vestigios de que ha estado habitada desde el Neolítico o la Edad de Bronce. Estuvo bajo el control romano, siendo un lugar de descanso para Octavio Augusto y más tarde pasó de nuevo a los napolitanos. En su historia sufrió numerosos ataques de piratas y ya a partir del siglo XIX se consolidó como un destino turístico de relajación para personajes famosos del cine o la cultura tales como Neruda o la reina Victoria de Suecia.

En el casco antiguo de la ciudad de Capri se disfruta de un espacio peatonal, situado en lo alto de la isla. Su zona más animada y famosa es la Piazzeta o la Piazza Umberto I, un lugar en el que disfrutar del ambiente en sus locales de ocio. De obligada visita es la Cartuja de San Giacomo del siglo XIV, su monasterio más antiguo. Las lujosas villas son un clásico, y la más importante es Villa Jovis del emperador Tiberio. El pueblo de Anacapri es otra visita que hay que hacer, porque de aquí parte el telesilla para subir al Monte Solaro y desde ella también se puede llegar a la Gruta Azul. En la localidad se puede ver la iglesia de San Michele Arcangelo del barroco napolitano y el Castello Barbarossa.

En la isla de Capri es un imprescindible ir de compras por las tiendas más exclusivas. En el centro de la ciudad hay varias calles comerciales, como Via Vittorio Emanuelle, Via Camerelle y Via Croce. Otra actividad habitual es la de ir en barco a ver los alrededores de la isla, llegando a los farallones, grandes rocas, cada una con su nombre y una atravesada por un arco natural. En Capri también hay playas, tanto en Marina Grande como en Marina Piccola, algunas de ellas incluso son privadas.

Capri es un destino que han elegido muchos famosos, por lo que es fácil encontrar muchos hoteles de cuatro estrellas y algún hotel de hasta cinco estrellas. Las villas son otro alojamiento habitual, decoradas en el estilo mediterráneo. El hostal es otra posibilidad para aquellos que deseen una opción más económica. Por otro lado, hay apartamentos y casas que se pueden alquilar para disfrutar de las vacaciones en la isla.

A la isla se llega en ferry, el cual parte normalmente de Sorrento, aunque hay otros desde Nápoles, Positano, Minori o Salerno. Para moverse dentro de la isla se suele utilizar el autobús, los cuales son pequeños, por lo que en ocasiones hay que ir de pie. Por otro lado, es posible contratar los servicios de algún taxi si los desplazamientos son pequeños. Para ver lugares como la Gruta Azul o los farallones, todo el mundo se desplaza en barcos. Hay varias compañías en la isla que ofrecen viajes en barco por los alrededores.

En la isla de Capri será posible disfrutar de la típica dieta mediterránea, con el saludable aceite de oliva y productos de la tierra y del mar. Hay que probar la ensalada Caprese, su plato más popular, elaborada con rodajas de tomate, mozzarella y albahaca. Los productos del mar también serán populares, como los calamares, aquí llamados totani, o el besugo y otros pescados. En las comidas hay que probar el delicioso licor limoncello, típico de la zona.

Capri, una isla con mucho que ofrecer 

Rodeada por el mar Tirreno y situada frente a la península de Sorrento, la isla de Capri pertenece a la ciudad metropolitana de Nápoles, incluida en la región italiana de Campania. Destaca por su idílica belleza y por haber sido un centro vacacional desde los tiempos de la antigua república romana. En la época contemporánea esta isla ha multiplicado su celebridad desde el año 1826, cuando se descubrió la Grotta Azzurra o Gruta Azul.

Como entre los primeros enamorados de la isla de Capri estuvo el emperador Tiberio, hoy se puede admirar la villa Jovis, conocida como Palacio Tiberio. Se encuentra a unos 3 kilómetros del centro de Marina Grande, distancia que se puede completar a pie. Esta fantástica isla es visitada por infinidad de celebridades y destaca por su belleza natural, su historia milenaria y su clima suave y soleado. Su mar de color azul cobalto baña tramos de costa espectaculares, donde se suceden numerosas grutas y farallones. En la ensenada de Marina Grande se encuentra el puerto de la isla, cerca del cual funcionan diversos restaurantes y los viajeros encuentran estupendas alternativas de hotel, hostal y otros tipos de alojamiento, como los albergues. Desde el puerto parte el funicular que conduce al pueblo de Capri, famoso por sus casas de toba volcánica sus arcos con pérgola y sus encantadoras callejuelas, que confluyen en la plaza Umberto I. También están allí la iglesia de Santo Stefano y el Palacio Cerio.

Una visita a Anacapri es prácticamente obligatoria. La ciudad aparece rodeada de olivos y viñedos, y alberga la plaza de San Nicolás, la iglesia de San Miguel y la villa San Miguel. Asimismo, hay que destinar tiempo para realizar una visita en lancha a la Grotta Azzurra. También es un placer visitar Capo Masullo, donde se encuentra la espléndida casa del escritor Curzio Malaparte, una obra maestra del racionalismo italiano. Los amantes de la naturaleza pueden subir al monte Solaro en teleférico o a pie, a través de un camino donde se pueden encontrar los restos del Fortín de Brutto. El impresionante Arco Natural también merece una visita, pues su belleza le ha convertido en uno de los lugares más fotografiados de la isla.

En esta fascinante isla existe una amplia oferta de opciones de alojamiento, así que tanto es posible reservar una habitación tanto en un hostal económico y acogedor como en un hotel de lujo, cuyos espacios inspiran exclusividad y confort. Otra opción la ofrecen los hoteles de 4 estrellas, algunos de ellos con tarifas muy asequibles, y los alojamientos económicos. Hay varios de estos alojamientos situados en los alrededores de La Piazzetta, y son ideales para quienes desean explorar el centro de la ciudad a pie. Las casas de huéspedes del lugar son acogedoras y ofrecen espacios agradables. Inclusive hay varios tipos de alojamiento en la isla que aceptan el ingreso de mascotas. Entre las alternativas con respecto a la ubicación de las habitaciones y apartamentos de la isla, cabe destacar que existen hoteles a poca distancia de la esta estación del teleférico, que comunica rápidamente la zona del puerto con el centro.  

Es posible llegar a Capri en barco desde múltiples puntos de partida, en compañías como SNAV, Caremar, Alilauro, NLG y Alicost. Nápoles dispone de dos puertos desde los cuales salen barcos hacia la isla, el Molo Beverello, punto de partida de los aliscafi o hidroplanos, y Calata Porta di Massa, desde donde parten los ferris o traghetti. El viaje más corto se realiza en ferry desde Sorrento. Las mejores maneras de moverse por la isla son en taxi, que tiene precios regulares, y a pie.

Además de disfrutar de las playas de la isla, un plan espectacular para toda la familia, es interesante realizar una excursión en barco para admirar la isla desde el mar. Con respecto a la gastronomía de la isla, destacan la ensalada caprese, las pizzas, como en toda Italia, los totani (calamares) con patatas (calamares), y el pezzogna, un pescado típico del golfo de Nápoles. Es conveniente probar los vinos de la región, elaborados con uvas Aglianico, Biancolella, Fiano y Greco. Los cinéfilos pueden hacer sus reservas de hotel para finales de diciembre, ya que en esta destacada época tiene lugar el Festival de Cine Capri Hollywood, de relevancia internacional.