Barrio de San Lorenzo, Roma

Una vez conocidos los lugares y monumentos que, en Roma, aparecen en todas las guías como visitas obligadas (y donde suele haber gentes de toda procedencia… excepto local) –el Coliseum, las termas de Caracalla, la capilla Sextina…)- queda por conocer la ciudad real, la Roma de carne y hueso… además de la más viva y divertida. Esta queda, por ejemplo, en el barrio de San Lorenzo, a unos quince minutos caminando desde la estación Términi. Barrio que en Roma llaman popolare, es éste distrito de vida y ambiente universitario. Todo lo relacionado con copas, música y cultura alternativa podrá encontrarse aquí… además de restaurantes y tiendas de todo tipo… y precios estupendos. San Lorenzo esconde, en sus calles y plazas, cosmética japonesa y flores de Bach en el negocio Maya; gnocci caseros en la bulliciosa trattoria familiar Da Marcello; pizza rapidísima (y deliciosa) en Fórmula 1; ropa informal de segunda mano en Bianco & Nero…o, ¿por qué no? ver una excelente obra de teatro, navegar por Internet o degustar comida vegetariana. Todo en un reducido territorio… el mismo en el que está el cementerio de Campo de Verano, morada última, de entre otros artistas, creadores y famosos, del director de cine Vittorio de Sica.

Barrio de estudiantes, trabajadores comunistas, mammas que gritan por las ventanas y tifossis de la Roma, es San Lorenzo barrio ameno, divertido, diferente. Bien que merece perderse por allí. Para cuando se acabe la exploración del barrio, cerca de allí comienzan los barrios de Aventino y Testaccio, dos de los más antiguos y tradicionales de la ciudad. Desde sus inicios han mantenido el mismo carácter con el que fueron fundados. Allí encontrará el viajero delicias como las que, por ejemplo, custodia la colina del Aventino: algunas de las iglesias más bonitas de Roma.