Santa Maria della Pace

Plantado uno delante de la fachada del templo, bellísima y firmada por el gran artista barroco Pietro da Cortona, debe dar otro paso y entrar dentro del edificio. Intramuros esperan obras de dos de los artistas más importantes del Renacimiento: Rafael y Bramante.

Vayamos primero a ver la obra del segundo de los nombrados, quien construyó en esta iglesia el primer claustro renacentista de toda la ciudad (no hay que dejarse engañar por la fachada barroca, puesto que el edificio fue construido en los últimos años del siglo XV, por orden del Sisto IV, el mismo que mando construir la Capilla Sixtina en el Vaticano –de ahí el nombre-). El estado de conservación del espacio es perfecto, mostrando, a ojos del visitante, una deliciosa sucesión de columnas, semilcolumnas, arcadas, pilares, etc.

Después de visitado y admirado el lugar, es el turno de Rafael, presente en la decoración del templo con cuatro hermosas sibilas pintadas con un dominio de la profundidad y el movimiento tan sobresalientes… que parecen querer salir de la pared en la que están pintadas para acompañarnos en nuestra visita por Roma.