Pitigliano, la cara escondida de La Toscana

La Toscana (Italia) esconde parajes y pueblos de gran belleza; uno de ellos es Pitigliano. Crecido, en forma vertical, a lo largo del cerro, hay también quien llama a Pitigliano con el sobrenombre de La Pequeña Jerusalén, por ser una de las pocas poblaciones de Italia que conserva íntegra su judería, sinagoga incluida.

Antaño habitada por los etruscos, el pequeño y coqueto caserío de Pitigliano se puede recorrer en hora y media, teniendo la seguridad que, de camino, no se ha olvidado nada importante. Será entonces el momento en el que tocará sentarse a disfrutar de una copa de ese delicioso vino blanco llamado Bianco de Pitigliano.

Como sacado de un cuento, el pueblito tiene una deliciosa estampa de calles medievales en las que se alinean antiguas y muy bien restauradas las viviendas. ¿Y qué decir de la judería? Después de una importante y profunda restauración, todo el conjunto espera la llegada del viajero ávido de conocer la sinagoga, el cementerio hebreo, el horno donde se hacía el pan kosher, la cueva donde se elaboraba el vino kosher, los baños en los que las mujeres hacían sus purificaciones. Sin duda que merece la pena acercarse a Pitigliano.