Pisa

​Pisa, capital de la Toscana, se encuentra situada a unos 85 kilómetros de Florencia, en la zona centro de Italia. Es un municipio muy turístico cuya población no supera los 100.000 habitantes y que está bañado por el río Arno, que cruza la urbe. La localidad tiene al este la ciudad de Florencia y al oeste el Parque Natural Migliarino San Rossore y el mar Mediterráneo.

La ciudad de Pisa es mundialmente famosa por su torre inclinada y miles de turistas se fotografían cada año a su lado, aunque muchos desconocen que la inclinación de este célebre monumento no es intencionada, sino que se debe a un error en los cálculos de los arquitectos, que no tuvieron en cuenta la calidad del subsuelo y no la cimentaron como era debido.

La Torre Inclinada de Pisa es en realidad el campanario de la catedral y comenzó a inclinarse desde el principio de su construcción, en el año 1178. La torre se cerró al público en 1990 por miedo a un colapso, y se aprovechó para corregir ligeramente su inclinación y mejorar su estabilidad, por lo que en 2011 volvió a abrir a los turistas, que pueden subir hasta lo alto para admirar las vistas.

La torre se integra dentro de la Plaza de los Milagros, que alberga otros importantes monumentos que el viajero no puede perderse, entre los que se encuentran el Baptisterio, el Camposanto y la Catedral. El complejo fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 1987 y es sin duda lo más destacado de la Pisa, atrayendo anualmente a miles de viajeros curiosos.

Además, en la ciudad puede visitarse la Piazza dei Cavalieri, el Palazzo della Caravona, la Iglesia de Santa Maria della Spina y el Jardín Botánico. Estos monumentos, aunque mucho menos famosos que el complejo de la Plaza de los Milagros, también resultan interesantes, especialmente para los viajeros que hayan reservado alojamiento en la ciudad.

La población cuenta con una amplia oferta hotelera. Los hoteles y hostales más demandados son los más próximos a la zona de la Plaza de los Milagros, muchos de los cuales disfrutan de vistas a la torre y al complejo. Además, el viajero puede conseguir un hotel, un hostal o un BB a buen precio en la zona este de la ciudad, así como junto a la estación de trenes y cerca del aeropuerto.

A 6 kilómetros del centro de se encuentra el Aeropuerto Internacional Galileo Galilei, ideal para quienes viajen directamente a la ciudad desde sus lugares de origen y hayan reservado hotel en el municipio. Sin embargo, también es frecuente que el viaje a Pisa sea una escapada desde Florencia y muchos de los viajeros que optan por esta combinación utilizan el tren. La estación central se encuentra a 2 kilómetros de la Plaza de los Milagros, que en coche se hacen en 10 minutos y a pie en algo más de 20. El trayecto en tren desde Florencia es de aproximadamente 50 minutos.

El viajero no puede dejar pasar la oportunidad de saborear los productos típicos del país durante su visita a Pisa. Los más famosos sin duda son la pizza, la pasta y el helado, aunque en la región de la Toscana hay otros muchos platos típicos entre los que se encuentran el panino col lampredotto, ideal para comer por la calle, y el plato de pasta fresca pappardelle sulla lepre. Y como curiosidad, al viajero quizá le interese saber que el pan toscano no lleva sal porque en el siglo XII hubo un bloqueo que cortó las comunicaciones con el mar y, por tradición, el pan actualmente sigue elaborándose sin sal.