Osaka

Visitar el país del Sol Naciente, cuna de los antiguos samurais, es una experiencia única que no dejará indiferente a ningún viajero que se precie. Sus impresionantes paisajes cubiertos por cerezos en flor, su cultura milenaria repleta de mitos y simbolismo y el frenético ritmo de vida de las principales urbes hacen de Japón el destino perfecto para un viaje inolvidable.

Ubicada en el corazón de la región de Kansai se encuentra Osaka, uno de los principales puertos y centros industriales de Japón, además de ser la tercera ciudad más grande de todo el país después de Tokio y Yokohama. El principal atractivo de la ciudad gira en torno a las zonas de la bahía y el centro pues son los barrios donde se concentran la gran mayoría de restaurantes, bares, tiendas y atracciones turísticas de la zona. Un plan perfecto, si además se viaja con niños, es visitar los Universal Studios Japan, un parque temático dividido por zonas que van desde el mundo mágico de Harry Potter, con reproducción de la Escuela de Hogwarts incluida, hasta Parque Jurásico con divertidas atracciones acuáticas pasando por una estupenda recreación del Hollywood clásico de los años 50. Para aquellos menos interesados en los parques de atracciones, dar un largo paseo por su animada bahía y visitar el concurrido callejón gastronómico Naniwa Kuishinbo Yokocho es una opción perfecta para conocer esta parte de la ciudad.

En la zona del centro es imprescindible degustar un delicioso plato de cangrejo, una de las principales especialidades de la región, pasear por sus calles repletas de tiendas de estilo futurista, plagadas de extravagantes artículos y accesorios que se anuncian a todo color en sus impresionantes carteles de luces de neón o visitar el centro comercial Namba Park, cuya original arquitectura sorprenderá por su estructura de parque urbano al aire libre. En el mes de enero tiene lugar uno de los rituales más famosos de todo Japón, las celebraciones del Ebiso Matsuri, uno de los dioses de la buena fortuna, por lo que su templo Imamiya Ebisu, es visita obligada durante esta época del año.

Las opciones de alojamiento en Osaka son muy variadas y diferentes. Existen albergues económicos con habitaciones compartidas, hostales modestos pero con instalaciones cuidadas y acogedoras, hoteles sencillos con buena ubicación y complejos de súper lujo ubicados en las afueras de la ciudad. La mejor recomendación de viaje es buscar un hotel en la zona del centro que esté bien comunicado mediante transporte público con el resto de la ciudad. Una opción más barata es reservar un hostal en algún barrio de las afueras que también cuente con buena comunicación.

Moverse en transporte público en cualquier ciudad de Japón es toda una experiencia pues sus servicios de trenes, tranvías, metros y autobuses suelen funcionar a la perfección. Si algunas combinaciones resultan un poco complicadas existen numerosas guías de viaje especializadas en transporte con información acerca de itinerarios y precios de los diferentes abonos de transporte que varían en función de los días de estancia y zonas a visitar.

Conectado con la ciudad pero alejado del mundanal ruido se encuentra el famoso Monte Koya, el centro de peregrinación budista más importante de toda la región de Kansai. Un remanso de paz ubicado en plena naturaleza que ofrece numerosas actividades a sus visitantes como rutas de senderismo por la montaña, visitas nocturnas al cementerio Okunoin, degustación de comida tradicional japonesa, clases de meditación y, por supuesto, alojamiento en un templo budista donde poder conocer así el Japón más tradicional después de haber pasado por el frenético ritmo de las calles y barrios más modernos y futuristas.