Maldivas

Las islas Maldivas son un destino exótico, envolvente y relajante situado al sudoeste de India y Sri Lanka. Solo un 1 % de su territorio nacional es tierra firme, el resto está formado por agua. Sus playas tropicales bañadas por el sol, las olas turquesas y la arena suave figuran entre las más bonitas del mundo.

Además, ofrece grandes atractivos hoteleros, artesanía única, cultura, gastronomía y deportes acuáticos en un entorno remoto, emocionante y sugerente.

Qué ver en Maldivas

Este país está construido de coral. Casi 2000 islas conforman este paraíso índico, de las cuales poco más de 200 se encuentran habitadas y 87 orientadas al turismo. Malé, la capital del archipiélago, ofrece apasionantes rutas para callejear. El mercado de pescado, la mezquita del viernes -conocida como Hukuru Miskiiy-, el Museo Nacional, el palacio del Pueblo y el memorial por los fallecidos en el tsunami acontecido en 2004 son algunos de sus destinos más atractivos.

Además, cualquiera de sus islas deshabitadas, y de las no turísticas, merecen una visita fuera de programación, para contemplar en su más pura expresión la vida real de los nativos... o el vacío inhabitado. La isla Vaadhoo, ubicada al norte, ofrece un espectáculo nocturno incomparable: un fenómeno natural de bioluminiscencia que no puede describirse con palabras.

Qué hacer en Maldivas

Este archipiélago es un verdadero tesoro para los amantes del submarinismo: matarranyas, tortugas gigantes, corales multicolores y tiburones ballenas son algunas de las joyas que se pueden avistar.

Además de tomar el sol y relajarse, este destino proporciona gran variedad de actividades dinámicas. Disfrutar del snorkel, viajar en hidroavión para tomar fotografías aéreas, desplazarse por el mar en windsurf, surf o kayak, hacer yoga en la arena y salir a pescar en un dhoni, la embarcación tradicional autóctona, son vivencias inolvidables que se tiñen de la paz, la tranquilidad y la serenidad de estos inexplorados lugares.

Dónde dormir

El alojamiento en Maldivas cuenta con algunas peculiaridades que es necesario tomar en consideración. Un hotel resort es la alternativa más habitual: muchos se encuentran cerca de la playa y cuentan con complejos vacacionales de alto standing. No es tan habitual encontrar un buen hostal, sencillo y asequible, pero sí es posible instalarse en una villa sobre el agua con un nivel de lujo digno de los príncipes más exigentes. Los sibaritas pueden disponer de una isla en exclusiva, con su alojamiento completamente reservado... solo para ellos.

Transporte

La recóndita ubicación de Islas Maldivas solo permite visitarlas por aire o por mar. No existen, por ahora, vuelos directos desde España, por lo que es necesario viajar haciendo escala en ciudades como Londres, Frankfurt, París, Doha o Dubai.

Por mar, hoy en día, solo es posible desplazarse en algunos de los cruceros que llegan hasta ellas, normalmente procedentes de Malasia o Singapur.

Para viajar entre las islas, las embarcaciones autóctonas son la mejor opción (los dhonis y las barcas rápidas, sobre todo), pero también se fletan hidroaviones por encargo.

Otros datos de interés

Estas islas disfrutan de un clima tropical bastante moderado, con temperaturas cálidas y constantes y una media de entre 6 y 8 horas diarias de sol. Lo habitual es contar con temperaturas que oscilan entre los 26 y los 31 ºC. La época más fresca es entre noviembre y abril, cuando se produce el monzón seco, y se considera temporada alta. Entre mayo y octubre, con el monzón húmedo, las lluvias son abundantes aunque cortas y, tras ellas, vuelve a salir el sol.

La gastronomía nativa se basa en el pescado, el arroz, el coco y una gran proliferación de especias de alta calidad. En los hoteles se come de maravilla y, en las poblaciones isleñas, se pueden degustar auténticos manjares.