​Durango

​Durango es uno de los 31 estados que forman los Estados Unidos Mexicanos. Su capital es Victoria de Durango, conocida habitualmente con el mismo nombre que el estado. Esta denominación se la puso el conquistador español Francisco de Ibarra, natural de Éibar, población guipuzcoana muy próxima a la ciudad vizcaina de idéntico nombre a la duranguesa. Suele tener un clima frío y muy seco, que incluye lluvias fuertes todo el año y cuya temperatura promedio es de 16 ºC.

Qué ver en Durango

La arquitectura barroca de esta capital es admirable, comenzando por la imponente Catedral Basílica Menor, construida entre los siglos XVII y XIX. Adentrarse en ella supone disfrutar de 8 altares, 2 capillas, 33 imágenes de la sillería del coro y numerosos adornos y objetos de sobresaliente valor histórico. También es preciosa la Casa del Conde del Valle de Súchil, cuya bellísima portada ochavada, su balcón, la arquería interior, las balaustradas y las columnas son impresionantes.

Por la noche la ciudad cambia de rostro y su belleza se vuelve más misteriosa y envolvente. La plaza de Armas ofrece un conjunto único, formado por un quiosco en cantera rosa con iluminación nocturna. En su entorno se incluyen el Palacio de las Lágrimas y la Casa de las Rosas.

Qué hacer en Durango

Uno de los entretenimientos culturales más enriquecedores de esta ciudad es el Instituto de Cultura del Estado de Durango, el cual recoge lo más granado e importante de las artes y la historia de esta capital.

Asimismo, los amantes de las artes escénicas pueden disfrutar en ella de sendos escenarios sobresalientes, los dos teatros más antiguos del continente: el Victoria y el Ricardo Castro. A su monumentalidad y grandeza añaden una programación cultural y artística permanente.

Dónde dormir en Durango

Dormir a gusto en esta ciudad mexicana es bastante sencillo. Porque cuenta con el alojamiento idóneo para cada tipo de viajero. Desde un hotel resort con servicios, prestaciones y lujos modernos hasta un hostal acogedor y familiar, o incluso de estilo colonial y situados en el mismo entorno de la Catedral. También, a nivel más económico, es posible disfrutar de pensiones, casas de huéspedes y albergues acogedores en los que experimentar, más a fondo, la esencia de esta localidad.

Transporte

Para viajar desde Ciudad de México a Durango una buena opción es el avión, ya que existen conexiones con escala en Monterrey o Tijuana que realizan el recorrido en menos de 5 horas. En coche, el desplazamiento desde la capital se realiza por la carreteras 57 y 23: son 880 kilómetros y el

trayecto no suele durar menos de 10 horas. Más cercana se encuentra Monterrey, a 588 kilómetros (unas 6 horas y 20 minutos) y conectada por las carreteras 49 y 400. El transporte público no es una alternativa avanzada, fiable ni demasiado segura. Solicitar un taxi desde el hotel suele ser la mejor alternativa.

Otros datos de interés

La gastronomía duranguense es excelente y muy variada. En el centro de la localidad conviven un buen número de restaurantes tradicionales en los que degustar chuales, asados rojos, patoles y el archiconocido caldillo durangueño. Entre los postres más valorados figuran los dulces de almendra, los pescaditos de nuez y las torrejas. También las bebidas son potentes y gustosas en Durango, muy especialmente sus distintas variedades de vinos frutales y por supuesto el mezcal, en sus dos variedades: cenizo y verde.

En familia, el Paseo del Viejo Oeste es un destino imprescindible. Se trata de un parque temático que reproduce los escenarios de uno de los western cinematográficos del pasado reciente. Disfrutar vestido como un vaquero, entre cantinas, caballos y espectáculos en directo, es el punto de partida de esta experiencia inolvidable.