Acapulco

Acapulco es uno de los destinos que más fama le han dado a México, y es que este enclave costero es un paraíso para divertirse en un ambiente internacional, lleno de propuestas para todos los gustos y en el que además destacan los hoteles de gran calidad, en los que los huéspedes podrán contratar sin problema las opciones de todo incluido o decantarse por medias pensiones para disfrutar de la magia del lugar.

Este destino entrará en la lista de aquellos que quieran pasar unas vacaciones non-stop en las que encontrarán fácilmente opciones de ocio para todas las edades y los gustos. El día puede comenzar en “La Quebrada”, un acantilado de 35 metros de altura desde el que se lanzan los clavadistas para hacer sus piruetas en el aire antes de caer al agua. Evidentemente, sólo pueden lanzarse auténticos profesionales, así que aquí vuestro papel será de testigos.

Con la emoción en el cuerpo, llegará el turno para relajarse. Es a partir de ahora donde se abre un abanico de posibilidades infinito gracias a la gran cantidad de playas de primera que se pueden encontrar en Acapulco. Una de ellas es la Playa de Tlacopanocha, en pleno centro de la ciudad y llena de servicios. Otra es Playa Hornos, donde no faltan las empresas dispuestas a ofrecernos aventuras sobre embarcaciones como el jet ski u otras para más valientes que incluyen sobrevolar la zona con paracaídas. Tampoco hay que dejar de nombrar Playa Condesa, donde relajarse con un coco en la mano. Para acabar el día de playa, dicen que los atardeceres en Pie de La Cuesta son los más bonitos de la región, así que no hay que desaprovechar la oportunidad de vivir uno de ellos en primera persona. Estas son sólo algunas de las playas de Acapulco, porque en la zona se pueden encontrar más de 20 diferentes entre las que también destacan Caleta, Caletilla, Punta Diamante o Revolcadero.

No todo es playa, en Acapulco también hay lugar para la cultura, ya que aquí se ubica una obra de Diego Rivera, uno de los pintores mexicanos más destacado en el pasado siglo. Si os acercáis hasta La Casa de los Vientos, podréis ver el famoso mural “La serpiente emplumada” que representa a Quetzacóatl. Otra opción cultural pasa por visitar el Fuerte de San Diego, una fortaleza construida en el siglo XVII para defender el puerto de los temidos piratas que asolaban la costa. Hoy en día está el Museo Histórico de la ciudad, un espacio para curiosos que quieran saber más sobre el pasado de Acapulco.

Y por supuesto, no se puede no hablar de la vida nocturna de Acapulco, un enmarañado de clubs de playa de primera calidad, discotecas, restaurantes, locales de espectáculos y bares dispuestos a ofreceros la mejor noche de vuestra vida con los mejores djs internacionales, copas imposibles, espectáculos y un ambiente 100% auténtico.