Oaxaca

Fundada en 1823, la ciudad de Oaxaca se acerca lentamente a su segundo siglo de vida mostrando hoy más que nunca razones para convertirse en un destino turístico de primer nivel. Para empezar, se encuentra muy cerca de algunas de las mejores playas de todo México, por lo que nadie debería perder la oportunidad de bañarse en sus aguas. Tampoco hay que perder de vista las ruinas cercanas de antiguas ciudades ni, por supuesto, el encanto que tiene su casco histórico de corte colonial. Por todo ello, esta ciudad es perfecta para cualquier viajero ávido de aventuras que quiera descubrir por qué México es un lugar tan especial.

Qué ver en Oaxaca

El patrimonio cultural del centro histórico de esta ciudad es un regalo para cualquiera. Pasear por sus antiguas calles todavía da la ocasión de poder contemplar cómo vivieron en muchos lugares los colonos españoles y el legado que dejaron tras de sí. Por ejemplo, el exconvento de Santo Domingo de Guzmán es una joya. Su fachada o su patio interior son de estilo colonial auténtico, por lo que no hay que perdérselo. El templo de San Mateo del siglo XVI es otro de los secretos de la ciudad, aunque uno de los mejores planes que se puede hacer aquí es el de pasear por lugares como Capulálpam de Méndez y disfrutar de su tradicional arquitectura en la que todavía se dejan ver rastros de la forma de construir de los primeros habitantes de la zona.

Qué hacer en Oaxaca

Es posible que los restos arqueológicos de la ciudad den la oportunidad de disfrutar de unos cuantos planes de lo más interesantes. Por ejemplo, Mitla queda a pocos kilómetros de esta ciudad y tiene unos restos que incluyen edificios residenciales, templos y demás y que son de gran interés para poder conocer el mundo que los conquistadores se encontraron al desembarcar en esta zona de México. En la zona central de la ciudad se puede ver a los Danzantes, imágenes tradicionales de la cultura Olmeca que habitó la zona. Por lo demás, el Monte Albán cuenta con uno de los grandes yacimientos de todo el país y es Patrimonio de la Humanidad desde 1987, por lo que su visita es obligada. Tampoco hay que olvidar ir a algunas playas cercanas como la de Puerto Escondido, un rincón en el que la naturaleza y el relax se dan la mano de forma muy especial.

Dónde dormir en Oaxaca

Oaxaca es una de las grandes ciudades de México, por lo que hay muchas opciones para elegir un alojamiento que se adapte a las necesidades de cada cual. Por ejemplo, una habitación de hotel en el centro puede contar con el encanto de la arquitectura tradicional de la zona, mientras que una en un económico hostal permitirá concentrar el presupuesto del viaje en disfrutar de la zona.

Cómo llegar

El aeropuerto internacional de Oaxaca es el que da servicio a la ciudad y la conecta con todo el mundo. Este aeródromo es uno de los más modernos del país y está situado a tan solo 8 km de la ciudad, por lo que se puede llegar a ella fácilmente.

Otros datos de interés

Comer aquí puede convertirse en toda una experiencia, y es que los sabores tradicionales de México abrazan a los productos del mar que son muy buscados en esta ciudad. Por ejemplo, preparaciones como el téjate, los totopos, el quesillo o embutidos como el chorizo son de lo más reconocidos. También se pueden probar platos hechos con insectos como los chapulines o los gusanos de maguey, ya que esta ciudad es una de las que más insectos consume en el mundo.