Apizaco

Apizaco es una ciudad que se encuentra en pleno centro del estado de Tlaxcala, México. Cuenta con una población que roza los 50 000 habitantes y sus orígenes se remontan a mediados del siglo XVI, cuando se produjo la colonización española. A lo largo de la historia ha tenido una gran relevancia como campamento de ferrocarril, pero hoy en día goza de un gran patrimonio cultural y arquitectónico. No por casualidad es uno de los destinos turísticos más al alza de la región.

Qué ver en Apizaco

En primer lugar, hay que hacer mención a las estaciones de Xicoténcatl y Apizaco ya que ambas son consideradas como patrimonio nacional por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México. Mención especial merece 'la Maquinita'. Se trata de una antigua locomotora de vapor que se ubica en una plaza de la Avenida 16 de Septiembre y que sirve como cruce de varias carreteras. Es una auténtica belleza, sobre todo, cuando se ilumina por la noche. Por su lado, la Basílica de Nuestra Señora de la Misericordia es la principal construcción de la ciudad. Data del siglo XVII, aunque tuvo que ser demolida en gran parte en 1930. Su diseño actual está inspirado en el del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia de Barcelona, España.

Qué hacer en Apizaco

Esta ciudad cuenta con un parque recreativo y cultural que alberga el auditorio municipal Emilio Sánchez Piedras. En él es posible contemplar multitud de espectáculos artísticos de calidad con gran frecuencia. Además, dentro de sus instalaciones está también la plaza de toros Rodolfo Rodríguez 'El Pana' y la piscina municipal 'La Armada de México'. Esta cuenta, además, con un pequeño parque acuático ideal para los más pequeños. El Centro de las Artes, el Centro Cultural La Libertad y el Museo Casa de Piedra son enclaves culturales merecedores de una visita.

Dónde dormir en Apizaco

La oferta de alojamiento de esta ciudad mexicana es francamente interesante ya que en ella se pueden encontrar hospedajes de todos los tipos. Por ejemplo, quienes busquen disfrutar de una estancia acogedora y cargada de comodidades y lujos solo tienen que reservar una habitación con baño privado y balcón con vistas en un hotel situado en su centro histórico. En esa zona también es posible encontrar un hostal con servicio de desayunos por un precio mucho más económico. Sin duda, una opción excelente para viajeros con poco presupuesto. De igual modo, quienes viajen en familia o con amigos, puede que encuentren una mejor alternativa en un apartamento turístico.

Transporte

La opción más rápida y cómoda para llegar hasta esta ciudad es tomar un vuelo que lleve hasta el aeropuerto de México DF. Sus instalaciones quedan a menos de 150 km de distancia y, además, a ellas llegan aviones procedentes de multitud de países norteamericanos, latinoamericanos y europeos de forma directa. Una vez allí, los viajeros pueden ir en tren, autobús o taxi hasta su territorio, si bien es cierto que también pueden contratar un servicio de traslados o alquilar un coche. Esta última alternativa es la más recomendable para quienes demandan mayores cotas de libertad. Dentro de la ciudad hay un servicio de autobuses urbanos muy completo.

Otros datos de interés

Entre el 1 y el 18 de marzo de cada año se celebra la Feria de la Fundación de la ciudad en este lugar. Dentro de ella se realizan multitud de actividades artísticas y culturales. Incluso hay un concurso de paellas al aire libre. Se considera como la segunda más importante del estado y supone un momento ideal para visitar el municipio.