Alpes italianos

Por si no tuviera bastante con su arte, su arquitectura, su gastronomía, su cultura y sus costas, Italia guarda también un espacio para la montaña. En el norte se alzan los Alpes italianos, una cordillera de una extensión de más de 1.200 kilómetros que ocupa las regiones del Piamonte, Valle de Aosta, Lombardía, Veneto, Trentino y Friuli Venecia Giulia. Marcando la frontera geográfica, ofrece a los que hasta allí se acercan un gran cúmulo de propuestas que van desde deportes de invierno a deportes de aventura como el senderismo, escalada, parapente, descensos de ríos...Esta zona se ha desarrollado como un polo de atracción turística tanto en los meses de invierno como en los de verano. Hay lugares como las pistas de esquí de Cervinia, Courmayeur o Pila, en el Valle de Aosta, que son conocidas mundialmente por los amantes del esquí gracias a la calidad de sus pistas que facilitan la práctica de deportes como el esquí alpino, el nórdico, el snowboard o el trekking, entre otros muchos.Cerca de la frontera de Austria y de Eslovenia se encuentran las Dolomitas, con paisajes mágicos que albergan picos como el Marmolada, de 3.342 metros. En esta región existe la Dolomiti Superski, la unión de 12 estaciones a las que se puede acceder con un sólo pase y que se extiende por un área esquiable de 3.000 kilómetros cuadrados. Para esquiar aquí uno puede alojarse en localidades como Selva di Val Gardena o Canazei. Para quienes busquen el lujo pueden viajar hasta el Valle di Susa, en el Piamonte. Allí encontrarán la estación de Sestriere, en el área del dominio de Vía Láctea (400 kilómetros esquiables repartidos en 200 pistas).Entre el Valle de Aosta y el Piamonte se levantan los Alpes del Monte Rosa, con más de 40 picos que superan los 4.000 metros. Allí se encuentra el área de Zermatt (que también ocupa parte de Suiza), a la cual no se puede discutir su belleza. Los esquiadores que la eligen, además de pistas interminables y anchas, encontrarán retos a superar y panorámicas inolvidables.Lo bueno de escoger los Alpes italianos es que muchas veces sus dominios son transfonterizos y en un radio de pocos kilómetros, las posibilidades de ocio son muy amplias y nunca defraudan.