Accede o crea tu cuenta

Facebook

Google

Email

¿Has olvidado tu email o localizador?

¿Necesitas ayuda?

Atención al cliente
Fotografía de Jesús

o crea tu cuenta con

  • Recibe ofertas exclusivas
  • Acumula euros con tus reservas
  • Accede a tus facturas
  • Reserva mucho más rápido
  • Guarda tus destinos favoritos

Hoteles en Vallnord

_
Más de 5 habs.
Habitación 1:
Habitación 2:
Habitación 3:
Habitación 4:
Habitación 5:

Hoteles destacados

Vallnord, una estación para esquiar en familia

La estación de Vallnord, creada hace algo más de un lustro en las proximidades de Arinsal (Andorra) parece hecha, que ni a posta, para esquiar en familia…no queriendo decir con ello que no sea una muy buena estación para todos los esquiadores. No cabe duda que lo es, aunque no en el sentido de poder ofrecer un exceso de retos a los practicantes experimentados. Pero, aparte de esto, las instalaciones de la estación son ideales para que padres, hijos, primos y cuñados esquíen juntos. 

  Con un conjunto de pistas de nivel medio en las que, normalmente, el esquiador encontrará uno de los mejores climas del Pirineo –eso sí, con la presencia de nieve cuasi garantizada-, aquí se ofrece, tanto en la zona de la estación que corresponde a Pal cómo Arinsal (los dos sectores en los que se divide el complejo) zonas para debutantes, con cintas transportadoras para mayor comodidad y pendientes suaves, para un mejor aprender –además de dos zonas para niños-; una buena red de pistas azules, para aquellos que ya tienen algunas horas de descenso; y la divertida pista de Tub Estadi de Arinsal, para aquellos que se tengan por avezados y avanzados con las tablas y los palos (a estos últimos se les recomienda no acercarse a Tub Estadi hasta media mañana, a fin de que al sol le de tiempo a fundir el hielo que suele formarse en esta zona). 

 Los esquiadores expertos quizás hagan mejor en acercarse a la cercana estación de Ordino Arcalís. Es probable que las posibilidades de Pal y Arinsal se queden algo cortas para las aptitudes de un esquiador ya experimentado –y lo mismo vale para los aficionados al esquí fuera de pista-. Eso si, unos y otros, pueden mimar su cuerpo, después de ponerle a prueba sobre la nieve, en los varios centros termales y balnearios con los que cuenta este pequeño país de los Pirineos. Pueden optar entre el más concurrido Centro termolúdico de Caldea –el jacuzzi en el exterior, mirando, de frente a las nevadas cumbres pirenaicos es puro placer- o, por poner otro ejemplo, el más selecto Sport Wellness de Soldeu.