Al Tourmalet en esquís

Seguramente al que es aficionado al ciclismo no sea necesario explicarle que, en cada edición del Tour de Francia, en la cumbre del Tourmalet (Pirineos Franceses) acaba una de esas etapas que llaman reina. Sin embargo, lo que quizás no tantos sepan es que, con la llegada de las nieves, la célebre cumbre ciclista pasa a formar parte de la estación de alta montaña Domaine Grand Tourmalet. Localizada en las faldas del Pic du Midi de Bigorre, las más de sesenta pistas y cuarenta remontes de la estación, convierten a ésta en el dominio esquiable más extenso de todos los Pirineos franceses: nada menos que cien kilómetros de pistas que se extienden a lo largo de Mongie y Barèges, sus dos vertientes.Cercana la estación a las localidades francesas de Tarbes y Pau, los dos sectores de la misma dibujan dos orografías muy diferentes, lo que se traduce en propuestas de esquí muy diversas. Así, el esquiador no tendrá más que elegir o probar las dos. ¿Apetece un paseo para comprobar esas diferencias? Pues comenzando por el sector de Bareges, cabría decir que es amplio y boscoso, en contraposición con La Mongie, más agreste. En la zona de Bareges la presencia de bosque mixto (abedules, alerces y hayas) asegura deliciosos paseos para el practicante del esquí de fondo. El circuito de catorce kilómetros aquí trazado es toda una tentación, lo mismo que otro recorrido especialmente diseñado para esquiar con raquetas. Claro, que si lo que se prefiere es el esquí alpino, en la parte alta del valle se hallarán pistas de dificultad media amplias y agradables. Eso, si no prefiere optar por las posibilidades del esquí fuera de pista que ofrece el telesilla de Caoubere¿Y La Mongie? Pues este territorio es zona en la que pistas amplias y fáciles perfectas para el aprendizaje combinan con un minipark para iniciarse en el Freestyle y, al otro extremo del telesilla de Le Taulet, deliciosas pistas rojas como La Coume.