Ponta Delgada

Ponta Delgada es, junto a Horta y Angra do Heroísmo, una de las tres capitales de las Azores, el famoso archipiélago portugués ubicado en mitad del océano Atlántico. En concreto, posee esta distinción desde el año 1546 y, en la actualidad, residen en ella casi 70.000 personas, lo que hace que pueda considerarse como una de las ciudades más importantes de la región. Se estima que fue poblada por primera vez en 1444 y se ubica dentro de la isla de San Miguel.

El primer lugar de interés que merece ser visitado en Ponta Delgada es el Fuerte de Sao Brás. Fue construido para protegerla de la acción de los piratas y se ha conservado intacto desde hace siglos. Hoy en día, alberga el Museo Militar de las Azores. Por su parte, un simple paseo por sus calles es suficiente para encontrar multitud de obras de arte urbano. Asimismo, su ayuntamiento está considerado como uno de los edificios más bellos de todo el archipiélago. Finalmente, un paseo por su paseo marítimo, el cual ofrece unas vistas imponentes y alberga multitud de tiendas y restaurantes, es otra actividad que hay que realizar.

Ponta Delgada ofrece una gran variedad de actividades casi imposibles de realizar en cualquier otro lugar del mundo. La primera de ellas es el avistamiento de ballenas y delfines. En concreto, desde su puerto marítimo es posible contratar una excursión en barco para ir mar adentro y contemplar a estas bellas criaturas en libertad. Por su parte, este es el lugar idóneo para hacer una visita a los lagos de cráteres de Sete Cidades, que están ubicados en dirección noroeste. Finalmente, también es recomendable hacer una visita a Portas do Mar, una piscina natural cuyo acceso es gratuito y que permite disfrutar del mar y de un refrescante baño.

La oferta de alojamiento de esta ciudad es tremendamente amplia y variada. No hay que olvidar que es una de las capitales de las Azores y que es visitada todos los años por cientos de miles de turistas. Por ello, es posible encontrar una habitación de hotel provista de todo tipo de lujos y comodidades, así como un dormitorio en un hostal más modesto y adecuado para los presupuestos más ajustados. Por si fuese poco, aquellos que llegan a la localidad también tienen la oportunidad de reservar un apartamento vacacional con varias habitaciones, cocina y cuarto de baño privado. Sin duda, esta es una opción realmente interesante para quienes desean disfrutar durante su estancia de mayores cotas de privacidad y autonomía.

La principal vía de acceso a Ponta Delgada es mediante el Aeropuerto Juan Pablo II, que es el más importante de las Azores. En concreto, se ubica en mitad de una llanura de la isla de San Miguel y a solo 4 kilómetros de distancia del centro histórico de esta famosa ciudad. A él llegan vuelos procedentes de toda Europa y de compañías tradicionales y low cost. Para llegar hasta el casco urbano de la capital, una de las mejores opciones, teniendo en cuenta su reducido precio, es el taxi. Pero, además, la compañía UTC Azores ofrece un servicio de autobús lanzadera muy interesante. Allí también es posible alquilar vehículos y servicios de traslados. La carretera que conecta ambos puntos es la autovía EN1-1A.

Ponta Delgada celebra sus fiestas entre el 7 y el 9 de julio de cada año. Durante esos días, las casas de las ciudades se engalanan con coronas de flores. Por su parte, la elevada inmigración de los habitantes de las Azores a Estados Unidos durante los años 50 hizo que esta ciudad se hermanase con Fall River, la cual se ubica en Massachusetts.