Monte Real

Perteneciente al condado Leiria y al distrito homónimo, la localidad de Monte Real se localiza en el centro oeste de Portugal, a unos 11 kilómetros de la costa atlántica. Famoso por su balneario termal, este destino también destaca por sus múltiples posibilidades de actividades en la naturaleza, ya que está surcada por numerosas rutas de senderismo muy bien señalizadas.

Anteriormente denominada Póvoa de Monte Real, esta villa se ha desarrollado en gran forma durante el siglo XX, gracias a la demanda de alojamiento y todo tipo de servicios, debido a la celebridad de sus aguas termales. Estas aguas, de reconocidas propiedades terapéuticas, se encuentran a las afueras de la zona urbana, dentro del parque termal de Monte Real, conformado por las Termas, el Palace Hotel y el Spa, que ocupan un predio de 24 hectáreas. En las proximidades de la base aérea del lugar se puede visitar la iglesia Serra Porto D'Urso, perteneciente a la localidad del mismo nombre, donde también hay una bonita ermita. En la zona de Carbide, además, se encuentra la atractiva Iglesia Matriz de Carbide.

El principal atractivo de la villa es el balneario termal, conocido como Las Termas, insertadas en el Pinhal de Leiria. Toda esta región ofrece infinidad de atractivos, inclusive playas, como la playa de la Vieira, y atractivas ciudades, entre ellas Leiria y Marina Grande. A unos 25 minutos en coche del centro de Monte Real se encuentra el Monasterio de la Batalla, clasificado como Patrimonio Mundial. En el parque de Las Termas, además del hotel y el balneario, hay dos pistas de tenis, un parque infantil, un área de minigolf y varios circuitos para realizar actividad física. Quienes se instalan durante unos días en un alojamiento de la localidad aprovechan para visitar la ciudad de Leiria y disfrutar de las compras en tiendas elegantes, situadas en edificios llenos de arte e historia.

En las áreas circundantes al balneario existe una amplia selección en alojamiento. Si bien es cierto que es posible alojarse dentro del mismo parque termal, también es posible encontrar opciones más asequibles fuera del mismo, aunque a poca distancia. La oferta de los hoteles del lugar es muy variada, e incluye establecimientos de lujo estilo resort, con piscina, bar, spa y zona de juegos para niños. La ventaja es que, incluso los establecimientos de 2 estrellas, ofrecen espacios elegantes y confortables, adecuados incluso para estancias de familias con niños pequeños. Los visitantes que llegan con mascotas también pueden encontrar un conveniente alojamiento en esta localidad, y quienes buscan alternativas muy asequibles pueden instalarse en algún hostal o pensión con tranquilidad, ya que ofrecen un buen conjunto de servicios. 

A esta localidad de Leiria se puede llegar en autobús o en tren. Desde el centro de Lisboa, por ejemplo, se puede ir en tranvía hasta la estación de Mira Sintra-Melecas, para tomar el tren 6411 hacia Caldas de Rainha. Desde allí se puede tomar el tren de Comboios de Portugal hacia Coimbra, que luego se dirige a Leiria, haciendo una parada en la estación de Monte Real. Durante una estancia en el lugar, las mejores opciones para moverse por los alrededores son la bicicleta o un coche de alquiler, aunque existe un servicio público de autobuses operado por Mobilis.

La gastronomía de la región es variada y sabrosa, y ofrece alternativas para todos los paladares. En la región se producen quesos, miel y embutidos de alta calidad, y no hay que dejar de probar las calderetas de pescado, el cochinillo asado y la repostería conventual. También destaca la calidad de los vinos de la región. Todos los años, a principios de noviembre, tiene lugar la Semana del Enoturismo de la región Centro de Portugal, en ciudades como Coimbra y Mealhada. Quienes viajan con niños pueden programar jornadas inolvidables en la zona, gracias a las posibilidades de actividades en la naturaleza, las playas y las zonas de juegos y deportes a las que se puede acceder en la región. Además, es posible realizar excursiones al castillo de Leiria, al Museo del Vidrio de Marina Grande y a la poco conocida Villa Medieval de Ourém, un tesoro patrimonial que vale la pena descubrir.