cover

El pabellón chino o chinesco (Pavilhão Chinês) era una antigua mercería a la que se dio un nuevo uso... Café bar estilo años 20, lo que realmente caracteriza a este local, sito en el populoso Barrio Alto de Lisboa, es el hecho de ser un auténtico museo encubierto, con colecciones de piezas de arte y mobiliario de los siglos XVIII, XIX y XX. Especialmente indicado para todos aquellos amantes de los ambientes románticos, una somera descripción del establecimiento hablaría de su distribución en cinco salones perfectamente decorados, con un estilo muy clásico, a la antigua, repletos de objetos que bien podrían componer un mundo en miniatura, reflejo de los tres últimos siglos. Hasta cierto punto recargado, la decoración inunda muebles y vitrinas, suelos y techos, no dejando ningún lugar huérfano de arte. Cuando uno se remonta a los orígenes del local, cuando se vendían en él productos que hoy llamaríamos delicatessen –mayoritariamente de importación- y tenía como uno de sus servicios estrella la venta de té y cafés llegados desde todos los rincones del planeta, comprende porqué del actual Pavilhão Chinês. Y es que, siguiendo la senda entonces comenzada, hoy uno se puede llegar hasta aquí con la garantía de que va a encontrar deliciosas propuestas de cafés y té, además de vinos y combinados.

↑