Notting Hill Gates

¿Quién no recuerda la película del mismo nombre, y protagonizada por Julia Roberts, que transcurre en este barrio londinense? Pues si lo que se vio en la película despertó la curiosidad del viajero, quizás debería aprovechar su próximo viaje a Londres para dejarse caer por estas calles aunque seguramente no vaya a encontrar a Julia Roberts paseando por ellas.

Aunque tenga su rincón para la cultura alternativa, con numerosas tiendas de música de segunda mano y galerías de arte no oficial, si por algo se caracteriza el barrio de Notting Hill Gate es por su ambiente, población y cultura cosmopolita cuya demostración más característica es el Notting Hill Carnival (agosto) o el mercado callejero de Portobello, en el que gentes llegadas desde todos los rincones del mundo y mercancías llegadas de aquí y allá atrae a compradores, vendedores y mirones –el mercadillo tiene actividad todos los días, aunque la jornada fuerte es el sábado-. Totalmente recomendables son los puestos de flores, comida, antigüedades, y todo tipo de objetos y ropa de estilo retro y vintage.

El nombre de Notting Hill viene de cuando una puerta fue construida en la colina sobre la que hoy se asienta este barrio y que era atravesada por la carretera Londres-Uxbrige. La puerta, que tenía como función el cobro de impuestos para los usuarios de la carretera, fue demolida en el sigo XIX.

Tenido por un lugar poco recomendable para vivir o ser visitado hasta mediados del siglo XX, al ser fuente continua de conflictos entre la recién llegada comunidad emigrante afro caribeña y la población nativa, el aporte de buen rollo del mercadillo y del carnaval, permitieron canalizar la situación y que las casas y apartamentos de la zona se cotizaran a precios más y más elevados, lo que ha desembocado en que, cada vez más jóvenes de clase media/media-alta se muestren encantados de poder vivir, además de en el centro de Londres, en una parte de la ciudad que ha logrado sumar lo que parecía utópica suma: ambiente selecto y moda. ¿Te apuntas a conocerlo? Quizás una buena forma de pasear por estas calles, intentando no perderse nada importante, es ir en metro o en autobús hasta la estación de Notting Hill Gate y enfilar Pembridge Road. Allí ya pueden verse algunas tiendas de ropa original y, unos metros más adelante, la célebre Portobello Road.