Centro de Praga

Viajar al Centro de Praga es una experiencia única. Si este es el próximo destino, la opción más cómoda es buscar alojamiento cerca de la zona antigua, donde está la Plaza de la Ciudad Vieja. Esta es la parte más bonita y significativa, y además, es posible desplazarse a pie desde los hoteles, para ver los lugares más interesantes de la ciudad.

En pleno Centro de Praga se pueden encontrar hoteles con encanto en los que reservar, a precios bastante asequibles. Algunos de ellos tienen un aspecto antiguo con estilo europeo, que resulta auténtico. No obstante, hoy en día no solo hay que plantearse la estancia en los hoteles. Para grupos y familias, la mejor opción pueden ser los apartamentos. En los apartamentos es posible encontrar precios más baratos, sobre todo si la estancia es larga. Es por eso que se han convertido en la mejor alternativa para este tipo de turistas. Es posible encontrar apartamentos de auténtico lujo a precios estupendos.

El Centro de Praga destila encanto europeo por los cuatro costados. No hay que perderse la Plaza de la Ciudad vieja, donde es posible ver el Reloj Astronómico. Otra visita obligada es la del famoso Castillo de Praga, con el espacio amurallado. En este gran espacio, se puede pasear por las antiguas calles de los artesanos, como el Callejón del Oro, con unas pequeñas casas que conforman su vía más bonita.

Si los hoteles o apartamentos están en la zona más nueva del centro de Praga, se tiene como referencia la Plaza de Wenceslao, desde la que dirigirse a las calles más comerciales, en las que realizar las compras. Por último, si se desea tener otra perspectiva de esta bella ciudad, se puede hacer un crucero en barco por el río Moldava.