​Seychelles

​Seychelles combina el atractivo de un encantador paraíso tropical con la oportunidad de llevar a cabo interesantes actividades al aire libre y recorrer cautivadoras playas con aguas de azul turquesa y espacios naturales infinitos que albergan gran cantidad de especies de fauna y flora. La excelente localización al noreste de Madagascar, formando un grupo de 115 islas del océano Índico, se convierte en un lugar perfecto para unas merecidas vacaciones, un destino del que Francia tomó posesión a mediados del siglo XVIII, pasando por dominio inglés un siglo más tarde hasta su independencia en 1976.

Las Seychelles pertenecen a la Mancomunidad de Naciones y su capital, Victoria, cuenta con el llamativo Jardín Botánico, un espacio familiar donde disfrutar de la observación de tortugas gigantes, además de ofrecer otros lugares de interés como el Museo Nacional de Historia y el Mercado Sir Selwyn Selwyn-Clarke. El Parque Nacional Morne Seychellois propone contemplar un magnífico escenario de gran encanto paisajístico rodeado de escarpadas montañas y espesos bosques, pudiendo encontrar a su paso insólitas ejemplares de aves y reptiles. El Vallée de Mai invita a sentir la belleza de la isla en unos alrededores de exuberante vegetación, mientras que La Digue representa el ejemplo de oasis para la relajación, con aguas verde jade frente a una densa jungla y desde donde acceder fácilmente hasta otras islas como Félicité o la Île Cocos. La zona oeste de la capital es popular por sus admirables puestas de sol, y Anse Intendance proporciona la atmósfera idónea para un paseo romántico.

Los que viajen hasta las Seychelles serán protagonistas de un estupendo paraíso orientado al descanso y la práctica de actividades. En Isla Bird es posible disfrutar de una visita para conocer a Esmeralda, una de las tortugas gigantes más longevas del mundo, así como llevar a cabo un intenso ecoturismo y de observación de distintas clases de aves. La Beau Vallon, una de las playas más conocidas de Mahé y de ambiente tranquilo y apacible, resulta agradable para nadar en familia y participar de sugerentes deportes náuticos como el buceo. La arena dorada y aguas transparentes de Anse Lazio confirman el atractivo de las islas y lo elevan por encima de cualquier otro destino, en un ejemplo de esplendor insuperable y con una oferta gastronómica variada y nutritiva.

El alojamiento en las Seychelles reúne las mejores comodidades para una estancia única de relajación y bienestar, encontrando en las 33 islas habitadas interesantes oportunidades de descanso donde recibir una exquisita atención y los servicios más cuidados y de calidad. Además de hoteles de lujo es posible disfrutar de establecimientos con cocina y hostales familiares.

Las islas de Mahé y Prasil ofrecen al turismo un gran número de líneas de autobuses, aunque para disfrutar de una total libertad y autonomía para recorrer el territorio lo mejor es alquilar un vehículo privado. Las principales islas, Mahé, Prasil y La Digue, se encuentran conectadas por un práctico servicio regular de ferry. La bicicleta representa otra opción para moverse cómodamente por las islas como La Digue, aunque en otras el terreno resulta demasiado incómodo para pedalear sin dificultad. El Aeropuerto Internacional de las islas se encuentra en Mahé.

Las Seychelles cuentan con interesante eventos culturales en temporada alta, además de poder contemplar ballenas y tiburones. Sin embargo, en los meses de diciembre y enero suele ser difícil encontrar alojamiento si no se reserva con suficiente antelación. La moneda es la rupia de las Seychelles y el euro. Como destino tropical que es, se recomienda llevar encima un botiquín con artículos con medicación para la diarrea, pomada antibacteriana, protección solar y repelente de insectos, entre otros.