Islas Phi Phi

​Tailandia, conocido entre sus habitantes como el país de la eterna sonrisa, ofrece a los viajeros un sinfín de bellos paisajes, originales contrastes entre tradición y modernidad, y sobre todo una hospitalidad y amabilidad de sus gentes que hacen querer regresar una y otra vez a todos sus visitantes. Dentro de las zonas más visitadas de todo el país destacan especialmente las Islas Phi Phi. Un paraíso terrenal formado por interminables playas de arena blanca, aguas cristalinas donde poder bucear rodeado de peces de colores y una más que animada vida nocturna.

Las Islas Phi Phi se sitúan al sur del país, están cerca a otros puntos muy visitados por los turistas como Phuket o Pattaya pero son menos conocidas que estas localidades. La mejor opción para llegar hasta ellas es mediante alguno de los numerosos vuelos diarios que salen de los aeropuertos de las principales ciudades tailandesas como Bangkok o Chiang Mai con destino a Krabi. Una vez en Krabi se puede optar por alojarse directamente allí, al ser la localidad más cercana a las islas y contar con diferentes opciones de alojamiento además de numerosos bares, comercios y restaurantes o tomar un barco con destino a Phi Phi que realiza el trayecto en un par de horas aproximadamente.

La travesía en barco es totalmente recomendable pues el impresionante paisaje creado por las curiosas formaciones kársticas no dejará indiferente a nadie. Al llegar a Phi Phi se pueden contratar todo tipo de excursiones para recorrer todos los rincones de la isla. Muchas de ellas tienen una duración de más de un día, por lo que es importante tener en cuenta el tiempo del que se dispone. Algunos de los lugares de visita obligada son Maya Beach, escenario de la famosa película de Leonardo di Caprio, La Playa. La Isla de los Monos, donde se puede interactuar con estos simpáticos animales siempre teniendo algo de precaución, o la impresionante Long Beach, una playa inmensa de preciosa arena blanca que es el punto de reunión principal entre los turistas. En todas sus playas se pueden practicar infinidad de deportes acuáticos aunque el buceo destaca especialmente por lo cristalino de sus aguas y por la variedad de su fauna marina, una atracción muy popular es realizar una sesión de buceo nocturna para ver las insólitas formaciones de plancton fosforescentes.

Buscar alojamiento en las islas puede ser una tarea más complicada durante la temporada alta pues a pesar de que existen numerosos hoteles, hostales y apartamentos, muchos de ellos suelen estar reservados con varios meses de antelación. Si no hay muchas ofertas disponibles siempre se puede buscar algo en torno a la ciudad de Krabi que normalmente suele ser la opción más económica ya que alojarse directamente en las islas es un poco más caro por existir menos opciones.

El medio de transporte principal entre las diferentes playas es el barco o la lancha motora por lo que es muy importante tener siempre en cuenta las normas básicas de seguridad como equiparse con un chaleco salvavidas. En las islas existen numerosos negocios de alquiler de bicis y motos que suponen una opción rápida y cómoda de transporte.

A lo largo de todas las islas hay infinidad de restaurantes y bares donde comer o tomar un aperitivo, muchos de ellos pueden tener un precio más elevado en comparación con otros locales que no disfruten de una estratégica situación en primera línea de playa. De cualquier manera, existe una gran variedad de opciones para todo tipo de presupuestos, merece la pena dar un paseo por sus calles principales para disfrutar del ambiente relajado y de su animada vida nocturna.