Zarzis

Ubicado al sureste de Túnez, cerca de la frontera con Libia, Zarzis es un destino muy interesante en el país de Túnez. Y es que esta pequeña ciudad está ubicada frente a la isla de Djerba, un espejo en el que se mira. Disfruta de amplias playas de arena blanca, pobladas de palmeras silvestres y bañadas por aguas turquesas que esperan a los bañistas durante todo los meses del año. Pero no solo cuenta con eso, sino que Zarzis es un buen punto de partida para adentrarse en el sur de Túnez, donde nos espera el vasto y magnético desierto y, lo mejor, sus habitantes.

Zarzis fue un puerto de gran importancia tanto para romanos como para fenicios y árabes, un paso intermedio entre la playa y el desierto. A día de hoy la playa sigue teniendo gran importancia, ya que muchos de los turistas que viajan hasta Zarzis buscan disfrutar de una de las mejores zonas de playas de todo Túnez. Es en la costa, donde se localizan la mayor parte de sus hoteles, pensados para los huéspedes más exigentes. Las playas se combinan con una localidad tranquila, que vive su día a día en sus calles estrechas de casas encaladas, plazas y puertas de colores. En el casco se puede visitar su Gran Mezquita, con dos torres decoradas con baldosas de un color verde llamativo o el Museo de Zarzis, ubicado en al antigua iglesia de Notre Dâme de la Garde y considerado como uno de los museos más modernos de todo el país. No es una ciudad demasiado grande, por lo que moverse a pie por ella es una buena idea. Así se disfruta además de su encanto de manera pausada. Un poco más lejos, a 15 kilómetros, está el yacimiento de Chammakh, que ofrece una interesante visión de los primeros asentamientos en la zona.

Otro de sus principales atractivos es buena ubicación. Muchos eligen Zarzis como base para viajar a distintos lugares del país como por ejemplo a Djerba, ubicada a escasos 20 kilómetros. Esta isla es un paraíso de playas y de establecimientos de ocio. Merece la pena visitarla y moverse por ella para conocer enclaves como su capital Houmt Souk, la sinagoga de La Ghirba, en Er Riadh, la Mezquita Jemaä Fadhloun, en Aghir o los decorados de la Guerra de Galaxias, en Ajim. Igualmente de vuelta al continente las opciones de escapadas con muchas. Una muy interesante es la que se puede hacer a Gigthis, un yacimiento arqueológico romano muy completo que está aproximadamente a unos 60 kilómetros de Zarzis. Allí se descubren espacios como el foro, los templos de Isis y Serapis o su necrópolis púnica, entre otros muchos.

Si lo que se quiere es viajar hasta el sur, hay que coger la carretera que lleva hasta el Gran Erg, una zona de dunas que se mezclan con las palmeras, que impresiona. En la zona se pueden ver lugares como las célebres casas subterráneas de Matmata, que merece la pena conocer por dentro para descubrir cómo han sido excavadas y cómo se mantiene en ellas una temperatura fresca. Igualmente hay que acercarse hasta Tamezret, un pueblo bereber laberíntico en la ladera de una montaña o hasta Chenini, con sus famosas casas colgantes.