Encuentra hoteles y otros alojamientos en Turquía

Hoteles destacados

Turquía

Turquía es un país enorme con infinidad de lugares que visitar. De hecho, es uno de los pocos lugares del mundo que presume de tener su territorio dividido entre dos continentes (Europa y Asia). Una nación que cuenta con ciudades con miles de años de historia, parajes naturales de ensueño y playas paradisíacas.

Qué ver en Turquía

Un viaje a Turquía debe empezar, obligatoriamente, en Estambul. La urbe es conocida como “la ciudad de las mil y una noches”, “la ciudad de las siete colinas” y “la capital de los 3 imperios”. ¿El motivo? No solo fue el lugar más importante del Imperio Otomano, el cual le dio su denominación actual, sino también de Bizancio y Constantinopla. Aquí se encuentra la Mezquita Azul, Santa Sofía, la Torre de Gálata o el Palacio Topkapi. Monumentos que todo el mundo ha visto en postales en repetidas ocasiones.

Sin embargo, este país es mucho más que Estambul. Otro de esos lugares de obligada visita en cualquier viaje a su territorio es Éfeso, que está considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Se trata de una de las ciudades romanas mejor conservadas de Asia Menor, actualmente dentro del municipio de Selçuk. La mayoría de sus ruinas se encuentran en la Avenida de los Curetes. Entre ellas destacan la Fuente de Trajano, el Templo de Domiciano y la Puerta de Mazaeus y Mitrídates, por ejemplo.

Por su parte, quienes vienen al país en busca de sol, playa y naturaleza tienen que venir a Antalya. Se trata de una ciudad costera ubicada en la parte suroeste del país y cuenta con multitud de yacimientos arqueológicos. Sus playas, que tienen arena fina y dorada, son bañadas por las cristalinas aguas del mar Mediterráneo. Un auténtico paraíso.

Qué hacer en Turquía

La primera actividad que se recomienda hacer en Turquía es un crucero por el río Bósforo, el cual divide la ciudad de Estambul en dos partes (la europea y la asiática). A través de él es posible conocer los principales monumentos de la urbe desde una perspectiva increíble. Otra opción muy recomendable es realizar excursiones de senderismo por la Capadocia, que se ubica en la parte central del país. Buscar un hotel o un apartamento en Aksaray permite recorrer varios de los senderos de la Capadocia. Su paisaje lunar deja a los visitantes sin palabras.

Otras muchas excursiones y actividades relacionadas con los deportes al aire libre se pueden realizar en Antalya. Escalada, esnórquel, bautizos de buceo... Las posibilidades son prácticamente infinitas. Además, tomar el sol en cualquiera de sus playas puede ser suficiente para muchos viajeros.

Mención especial merece en este sentido la ciudad de Izmir, también conocida como Esmirna. Se trata de uno de los principales centros turísticos del país para quienes buscan hacer turismo de sol y playa. Una opción ideal para quienes buscan relajarse en su alojamiento y fuera de él.

Donde dormir

Turquía dispone de una oferta de alojamiento realmente interesante. En Estambul o cualquier otra de sus grandes ciudades es posible encontrar desde un pequeño y económico hostal con servicio de desayunos hasta un hotel de lujo en el que hospedarse. Todo depende, como es obvio, de las posibilidades económicas del viajero.

Sin embargo, los hoteles y hostales no son las únicas alternativas a la hora de hospedarse durante un viaje a este país. También es posible, por ejemplo, reservar un apartamento vacacional. Esta es una opción que brinda una dosis de privacidad mucho más elevada y que aporta mayor libertad a los usuarios. Además, es lo más aconsejable para las familias con hijos y los grandes grupos de amigos. Así, se pueden disfrutar de habitaciones separadas, cocina en la que preparar su propia comida y zonas de estar en las que relajarse.

Ahora bien, muchos viajeros quieren disfrutar de la comodidad de un apartamento y de los servicios exclusivos de un hotel. Por suerte, los aparthoteles brindan la posibilidad de mezclar ambos conceptos. Muchos de ellos cuentan con instalaciones deportivas, piscinas al aire libre, restaurantes e, incluso, centros de spa y bienestar.

Transporte

La principal vía de acceso a Turquía es Estambul. De hecho, la mayoría de los vuelos procedentes de España y del resto de países de Europa aterrizan aquí. Una vez en él, dadas las enormes dimensiones del país, es posible tomar otro avión que lleve a la ciudad concreta que se quiere conocer.

Eso sí, dentro de su territorio hay muchas otras opciones para ir de un sitio a otro. Las grandes ciudades, como es el caso de Estambul, Antalya, Izmir o Ankara, cuentan con autobuses urbanos, metro e, incluso, tranvías con los que afrontar cómodamente todo tipo de desplazamientos. La opción de alquilar un coche también resulta muy interesante para disfrutar de una mayor dosis de libertad.

Otros datos de interés

Turquía no es un país que pertenezca a la Unión Europea, por lo que para acceder a su territorio es necesario presentar el pasaporte. Además, no usa el euro como moneda. Esto obligará al viajero a realizar el cambio entre esta divisa y la lira turca, que es la oficial del país. De forma aproximada, una lira turca equivale a 0,05 euros.

Otra cuestión relevante es la hora. Este país no posee el mismo huso horario que España ni que la mayoría de países europeos. En concreto, quienes viajan desde la península tendrán que sumar a su reloj dos horas, mientras que quienes lo hacen desde las Islas Canarias tendrán que agregar tres. Cifras considerables, aunque no suficientes como para generar jet lag ni nada que se le parezca.

↑

Llévanos en tu bolsillo ¡gratis! Descarga nuestra APP y ¡ahorra!