Antalya - historia y belleza natural

Antalya es una ciudad visitada por turistas de todo el mundo debido a su encanto y belleza atípico de otras ciudades. En ella podemos encontrar desde grandes complejos hoteleros hasta antiguas viviendas otomanas reformadas como alojamientos para el visitante. Con muchos lugares por descubrir, Antalya te sorprenderá.  

Enclavada en la costa mediterránea occidental turca y creada hace veintidós siglos por el Atalo II de Pérgamo, la ciudad de Antalya tiene visitantes llegados desde todos los rincones del mundo, incluso desde aquellos que requieren de un viaje de más de veinticuatro horas para llegar hasta aquí. 

De paisaje heterogéneo, repartido entre modernos complejos hoteleros, económicos alojamientos ubicados en viejas viviendas otomanas –reacondicionadas como alojamientos hoteleros- o majestuosas ruinas como las ubicadas en Kaleiçi, centro histórico de Antalya dibujado en estrechas y sinuosas callejas, este destino es plácida playa, pintoresco paisaje urbano y cálido –aunque algo pesado- paisanaje, que no dejara de tratar de vendernos servicios y recuerdos en todos los idiomas imaginables. 

Claro que si uno, en lugar de tranquilidad, desea vivir la marcha, lo tiene fácil. No tiene más que dirigirse hacia el lugar llamado La Puerta de Adriano, punto de inflexión entre la tranquilidad de Kaleiçi y la actividad de la Antalya moderna. Allí los restaurantes de comida rápida se suceden hasta el puerto romano, que es mejor visitar al caer la tarde para ver cómo las luces de la noche transforman el paisaje.  

¿Es el viajero amante de la historia? Si es así, difícilmente podrá escapar a la tentación de hacer un viaje hasta Termessos, unas impresionantes ruinas ubicadas a 34 kilómetros de Antalya. Aviso para navegantes: la excursión incluye una apasionante experiencia a bordo de un destartalado y pequeño autobús turco. Toda una experiencia turca que merecerá la pena cuando se llegue al punto final de destino y se alcance un maravilloso paraje arqueológico en el que la vegetación lucha por abrirse entre las piedras que fueron ciudad y que, con el tiempo, ganará la batalla. Hasta que ese momento llegue, hará bien el viajero en disfrutar de un hermoso teatro, levantado sobre el paraje más espectacular del asentamiento.