​Ho Chi Minh

​Ho Chi Minh es la ciudad con más población de todo Vietnam. Conocida anteriormente como Saigón guarda en sus calles un mundo por descubrir, en el que merece la pena perderse unos días y deambular por sus calles en busca de lo más auténtico. Es la ciudad con más motos del mundo, así que al principio nos puede parecer un poco caótica. Hay que acostumbrarse y estar atentos a la hora de circular por sus calles para no llevarnos un buen susto. También nos puede chocar su mezcla occidental y oriental que se deja sentir en su geografía urbana con sus edificios y en sus platos de comida llenos de sabores intensos.

Antes de viajar, hay que conocer un poco del país. Indispensable es saber que la temperatura media es de unos 25 grados, pero con humedad alta. Sufre una época de lluvias que comprende los meses de mayo, junio, julio, agosto y septiembre. Así que para visitarla es mejor elegir otros meses del año para evitar tener que estar en el hotel la mayor parte del tiempo.

Situada al sur de Vietnam, es un enclave que hay que visitar para conocer mejor la historia del país tanto actual como colonial, un libro abierto que se lee en sus museos, edificios y parques. Para descubrir lo más reciente hay que acercarse hasta el Museo de la Guerra, donde conoceremos de primera mano la Guerra del Vietnam y la implicación americana en el devenir del conflicto. Impresiona, por lo que hay que estar preparado para ver los tanques, aviones y las técnicas utilizadas por los norteamericanos en la zona durante este conflicto bélico que tanto marcó el siglo XX.

Otro punto de interés por su importancia histórica es el Palacio de la Reunificación. Conocido en vietnamita como Dinh Thống Nhất, se sitúa en la zona centro de la urbe, en el distrito 1. El Palacio se puede visitar por dentro para descubrir más sobre su importancia y su papel en la historia reciente. Es en el distrito 1 también donde se localizan el mayor número de hoteles, siendo una zona muy recomendable para pasar la noche en Ho Chi Minh.

En este barrio se ubican igualmente otros puntos de interés turístico como el Mercado de Ben Thah o la Catedral de Notre Dame. El mercado es uno de los lugares más turísticos de la ciudad y se puede visitar tanto de día como de noche. Allí se uno es capaz de encontrar ropas típicas vietnamitas, sombreros, calzado e incluso especias y alimentos típicos del país que no dejarán indiferente a nadie. Por la noche, los alrededores del mercado disfrutan de un ambiente muy agradable. El edificio del mercado cierra sus puertas, pero los mercaderes sacan a la calle sus puestos que se mezclan con los restaurantes de las inmediaciones y los puestos de comida ambulantes que abarrotan el lugar. Por su parte la Catedral de Notre Dame llama la atención, puesto que es una iglesia de clara orientación francesa que no es, sino una huella del pasado colonial de la ciudad. De ese pasado también nos ha llegado a nuestros días boulevares elegantes o edificios como el Palacio de la Ópera ( al final de la avenida Le Loi), la oficina de correos, el Ayuntamiento, el Hotel Majestic...