Viaje a Cuba: qué ver en 7 días

Precios y disponibilidad

Más de 5 habs.
Habitación 1:
Habitación 2:
Habitación 3:
Habitación 4:
Habitación 5:

Categoría

Establecimiento

Régimen alimenticio

Servicios

¿Tienes un código promocional?
Disponibilidad y precio

Cuba es una isla que enamora. En pleno Caribe tiene mucho que ofrecer al viajero. Desde la belleza de su capital hasta sus playas paradisíacas, sin olvidar, claro está el propio carácter cubano que hace que durante la estancia te sientas como en casa.


Para visitar Cuba se necesitan al menos siete días si se quieren conocer los principales puntos de interés, aunque para descubrirla mejor, habría que pasar más tiempo. Aseguraros de que tenéis el pasaporte en regla y preparad a conciencia este viaje para que no se os pasa nada. También hay que saber qué tipo de viaje apetece más, si cultural o de sol y playa, porque dependiendo de nuestros gustos se podrán visitar unos lugares u otros.


La Habana

Una buena idea es comenzar el viaje en La Habana, no sólo porque uno de los principales aeropuertos de entrada a la isla se localice allí, sino porque es una ciudad con tanto encanto, que quizá os enamoréis paseando por sus calles y decidáis pasar los siete días allí, conociendo cada rincón, escuchando cada conversación y viviendo cada momento. Pasear por su Malecón es una de las primeras cosas que podéis hacer. Quizá vuestro hotel se encuentre por la zona, así que también podréis descubrir el ambiente nocturno.


En La Habana os espera La Habana Vieja, la parte más turística de la ciudad, pero también la que guarda más encanto gracias a la mezcla de estilos arquitectónicos. Está catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Así que calzaros bien y recorred su firme para conocer de primera mano la Plaza de las Armas, la Plaza Vieja, la Plaza de San Francisco y la Plaza de la Catedral. En otra parte de la ciudad, os aguardan rincones como el callejón de Hamel o el barrio chino. Para los que busquen la icónica imagen del Che tendrán que ir hasta El Vedado, un área más moderna donde se ubica la Plaza de la Revolución. En La Habana necesitaréis al menos pasar 3 días para disfrutarla con tranquilidad.



Valle de Viñales

Otro indispensable de Cuba, que sale en todas las guías de viaje, es el Valle de Viñales desde el que se puede hacer una excursión de un día desde La Habana o incluso podréis hacer noche allí. Hay que hacer parada obligatoria en Pinar del Río, la cuna del tabaco cubano. Podréis ver las fábricas donde se producen los famosos habanos y conocer el proceso que incluye el secado (os llamará la atención esta fase de la producción). En Pinar del Río también se puede visitar la fábrica de bebidas Casa Garay, donde se produce el ron “Guayabita del Pinar”. Merece la pena conocer este rincón de la isla porque sus paisajes de interior son espectaculares. Se llama valle de Viñales porque los conquistadores españoles decidieron plantar viñas en la zona, no obstante, fue un fracaso del que sólo queda el nombre. Ya que estáis allí, no dejéis de conocer la Cueva del Indio, un rincón con encanto que podréis recorrer en un barquito.


Cayo Jutías

Si habéis hecho noche en Viñales, podéis acercaros hasta Cayo Jutías, considerado por muchos como uno de los más bonitos de la isla. Sea cierto o no, la verdad que merece la pena visitarlo porque a ojos de occidentales el paisaje es muy diferente. Probablemente encontraréis a un gran número de turistas en la zona porque es uno de los lugares más conocidos. Os espera su arena blanca, su agua cristalina, su poca profundidad junto a las palmeras y el mejor sol de la isla. Encontraréis servicios y empresas para realizar buceo, una experiencia que si tenéis tiempo merece la pena ya que podréis ver estrellas de mar y peces de lo más curiosos. El cayo está conectado por un puente y nuestra recomendación es que lo recorráis para descubrir rincones salvajes, en los que algunos os daréis de bruces con manglares junto al mar. Si os quedáis por la zona a hacer noche, aprovechad los días que os quedan para disfrutar de otras playas como Cayo Levisa o Cayo Paraíso.



Trinidad

Si habéis regresado a La Habana después de la escapada a Viñales, encaminaros hacia la otra parte de la isla para conocer otro destino con encanto en Cuba: Trinidad. Es una de las localidades más bellas y como tal está declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Es un municipio con gran patrimonio colonial que deja constancia de la presencia europea desde el siglo XVIII en sus calles estrechas, sus edificios, sus iglesias y sus casas con patios. Hay más de 50 palacetes, así que prepararos para pasar un día lleno de turismo y cultura. Eso sí, queda alejada de La Habana más de 300 kilómetros, así que es buena idea hacer noche por allí.


Cienfuegos

A la vuelta hacia La Habana, una opción muy recomendable es parar en Cienfuegos, otro punto que define Cuba a la perfección. Se conoce a esta localidad como la Perla del Sur. No os debéis marchar de allí sin visitar el Palacio del Valle o el Castillo de Jagua. Para acabar, antes de regresar a La Habana recorred Punta Gorda para conocer los palacios coloniales más bonitos.


Decidid qué queréis hacer y reservad ya vuestro alojamiento en Cuba.