​En Xinzo de Limia, en el interior de la provincia de Ourense –a unos cuarenta kilómetros de la capital de la provincia- tienen a gala celebrar uno de los carnavales más peculiares de cuantos se celebran en España… el único que dura tres semanas… aunque más propio será decir tres domingos. Y es que es el último día de la semana el escenario en el que la fiesta cobra vigor, mucho vigor. Así se van sucediendo el Domingo Fareleiro, con propios y extraños cubiertos de harina tras frenética batalla callejera; Domingo Oleiro, tradición consistente en pasarse, de mano en mano, cántaros llenos de agua… hasta que a uno se le cae y padece el consiguiente remojón; y Domingo Corredoiro, jornada en la que las comparsas invaden las calles. A Domingo Oleiro, tradición consistente en pasarse, de mano en mano, cántaros llenos de agua… hasta que a uno se le cae y padece el consiguiente remojón; y Domingo Corredoiro, jornada en la que las comparsas invaden las calles.

¿Y quien no ha oído hablar del O Entroido? ¿Y cuando hace su aparición este peculiar y colorista personaje? Pues O Entroido, el habitante por antonomasia de la fiesta, es un curioso individuo que llega a la fiesta el Domingo Corredoiro vestido con colorista vestuario - camisa y calzón blanco, pañoleta, capa (negra o roja), polainas y zapatos negros, amén de una faja en la cintura a la que se atan campanillas- y cubierto el rostro con una peculiar careta.

Declarada de Interés Turístico Nacional, el carnaval de Xinzo tiene una gastronomía propia en la que no faltan cocido, dulces orellas (”orejas”) y roscón, que, principalmente, es consumida el mencionado último domingo y el lunes y martes que le siguen (el desfile de carrozas que cierra la fiesta es sencillamente espectacular).

Ven al carnaval y alójate en Xinzo