Menorca es considerada una isla tranquila para disfrutar de unas agradables vacaciones entre sus calas y espacios naturales. Pero también ofrece una amplia variedad de atractivos culturales, lúdicos, deportivos y de ocio que hacen de ella un destino para todos los públicos y gustos.

Mahón, capital de la isla, con sus antecedentes históricos desde época fenicia, es un claro ejemplo de la mezcla de culturas y gentes que han poblado la isla. Cuenta con ejemplos de estilo colonial del siglo XVIII, el ayuntamiento de estilo neoclásico, edificios modernistas y una multitud de lugares de gran interés cultural, gastronómico y turístico. No hay que perderse la visita de la zona del puerto, desde la tierra y desde el mar en uno de los barcos que realizan excursiones por los alrededores y disfrutar de una de las muchas terrazas que hay en la zona.

Ciudadela, con su casco antiguo que en origen fue una ciudad morisca amurallada, ofrece un amplio abanico de atracciones turísticas, entre las que hay que destacar la Catedral del siglo XIV, la Plaza d'es Born con el ayuntamiento, los palacios señoriales y el Teatre des Borns o el puerto, donde se puede disfrutar de las maravillosas vistas del mar desde una de sus terrazas. Una cita imprescindible es la de las fiestas del patrón de la ciudad, que se celebran los días 23 y 24 de junio. Durante esos días, el caballo y los juegos ecuestres, de tradición medieval, toman la ciudad y fascinan al visitante.

Otros lugares que merecen una visita son Sant Lluis, población de casas blancas con una gran muestra de manifestaciones artísticas y de artesanía, Ferreries, conocida internacionalmente por sus fábricas de calzado, Fornells, lugar de partida para la realización de la mayoría de deportes náuticos que se pueden hacer en la isla o Es Castell, que al ser la población española más oriental ofrece un espectacular amanecer junto al mar.

¡Menorca tiene mucho que ofrecerte! Aprovecha nuestra oferta y encuentra los mejores descuentos repartidos por toda la isla! Reserva hoteles en Menorca