Muchos recién casados eligen las islas griegas como destino para pasar una luna de miel romántica y entre ellas Mykonos aparece en los primeros puestos. No nos extraña, ya que esta isla del Egeo cuenta con lugares espectaculares, atardeceres que no se olvidan y panorámicas que dejan sin aliento y todo ello con la posibilidad de pasar también unos días con actividades deportivas y culturales y, si se quiere, mucha fiesta. Sin embargo, para ir a Mykonos no hace falta esperar a casarse por primera o por segunda vez, ya que es un lugar al que merece la pena viajar para disfrutar de un gran número de propuestas. ¿Nos vamos a esta isla griega?


Para llegar podemos hacerlo en ferry desde Atenas. De allí parten cada día varias embarcaciones rumbo a las islas desde el puerto de El Pireo. Surcando el Mediterráneo se llega en unas tres horas y media aproximadamente hasta la orilla de la isla. Otra opción, si sólo se quiere visitar la isla y no pisar Atenas, es aterrizar directamente en el Aeropuerto de Mikonos, plaza que cuenta con un gran número de vuelos internacionales de compañías low cost. Una vez allí y con los pies en tierra, encontraréis un lugar singular en el que sus casas blancas reflejan la tranquilidad de un lugar que en temporada alta puede llegar a doblar su población. Es importante decantarse por un buen hotel para disfrutar de la isla. La oferta hotelera es muy amplia y se adapta a todo tipo de viajero. Si se viaja en busca de romanticismo, hay hoteles con suites y servicios especiales para parejas. Si se viaja con poco dinero, hay hostales baratos en los que pasar los días cómodamente. Si quien acompaña es la familia, tranquilos, también hay hoteles para niños en Mikonos.


La capital de la isla es Choda, aunque todo el mundo la conoce con el nombre de Mikonos. Aquí es donde se localizan el mayor número de hoteles. Una zona que hay que ver es la conocida como Pequeña Venecia. Pronto, al ver sus canales, descubriréis el porqué de ese nombre. Podéis conocerla desde un barco o acercaros por tierra y de paso visitar el encantador puerto viejo de Mikonos. Tampoco dejéis de pasear por su casco, cortado al tráfico rodado la mayor parte, en el que sus calles estrechas y sus pequeños miradores os encandilarán. Esta isla de las Cícladas se reconoce rápidamente en las guías porque su imagen distintiva son los molinos de viento que la representan. Así que uno no puede no acercarse a alguno de los que hay repartidos por toda la superficie y sacarse la foto de rigor. Otros edificios que llaman la atención de los viajeros son la gran cantidad de ermitas e iglesias de color blanco, muchas de ellas con cúpulas de colores llamativos, que pueblan la costa. Hay más de 400 iglesias reconocidas. Además hay que desplazarse hasta el Monasterio de la Panagia Turliani, en Ano Mera.

Uno de los hoteles más reservados por nuestros viajeros es el hotel Cavo Tagoo, un impresionante resort de cinco estrellas.


¿Cómo moverse por la isla para visitar sus principales atractivos? Lo más recomendable es alquilar un coche. No tendréis problema para encontrar empresas de alquiler de vehículos en Mikonos. Además, en muchos hoteles, tendréis este servicio en recepción. Igualmente se pueden alquilar motos y quads. Estos últimos se han puesto de moda, así que seguro que veis más de uno durante vuestra visita. Igualmente cuenta con una buena red de autobuses que llevan a los principales puntos de interés de la isla, así como taxis. Tampoco hay que desdeñar la idea de alquilar un barco para moverse alrededor de Mykonos e incluso visitar otras islas cercanas del Egeo.


Playas y fiesta sinfín

En la maleta hay que esmerarse en meter tanto un gran número de bañadores como ropa para salir de fiesta, ya que si se viaja a Mykonos pronto se descubren sus playas y su marcha a cualquier hora del día. Las playas se extienden a lo largo de su costa y son bien variadas. Si lo que se quiere es descansar en una zona cómoda y tomar el sol sobre la arena, se puede ir hasta la zona sur, donde están las playas más populares como Platys o Gialos. Si se quiere estar en playas vírgenes y más solitarias, aguardan las calas y playas de la parte norte de isla, en las que hay lugares para practicar nudismo. En la playa Super Paradise se respira un ambiente gay friendly, mientras que si lo que se busca una playa más familiar se puede ir hasta Megali Amos. Playa Paradise o Paradise Beach es una de las playas preferidas ya que por la noche se llena de ambiente de fiesta y cuenta con varios bares para tomar un aperitivo.


Además, en Mikonos no falta la fiesta. Tengáis la edad que tengáis os entrarán las ganas de disfrutar de olvidaros de las preocupaciones acudiendo a alguna de las fiestas temáticas de sus discotecas y bares. Se suele respirar un ambiente internacional, ya que numerosos jóvenes de toda Europa eligen esta isla para disfrutar de unas vacaciones donde pasárselo bien. Algunos la llaman la Ibiza de Grecia, puesto que sus locales abren hasta altas horas de la madrugada. Hay que resaltar que muchas de sus playas se convierten en discotecas al aire libre como pasa con la playa Paradise, en la que es imposible aburrirse.


¿Con qué faceta de Mykonos os quedáis?


Y si tenéis pensado hacer un recorrido por las islas griegas, no os perdáis nuestra selección.