​La actividad discurre por los campos que se extienden entre Esteras de Medinaceli (Soria) y Calatayud (Zaragoza), en una zona poco conocida y transitada –por mucho que esté a apenas hora y media desde Madrid… y mucho más cerca de Zaragoza-. Quien viene por aquí lo que respira es silencio… un silencio roto, tan sólo, por los cencerreos y balidos de las ovejas que por aquí pastan. ¿Hay un mejor lugar que éste para acercarse a la vida del pastor? La verdad es que se hace difícil encontrar una mejor actividad para pasar una jornada en familia y en contacto con el rebaño, el pastor y la naturaleza.

La propuesta comienza con la recogida de los participantes en un punto previamente establecido, habitualmente uno de los pueblos del entorno. Sea por la mañana o por la tarde, los pastores por un día son trasladados a la localidad de Utrilla, en cuyos alrededores pastan las ovejas.

Actividad especialmente indicada para aquellos urbanitas que creen que la leche ya viene en tetra brick –y el queso en lonchas- acercarse al ganado, pasar unas horas en el campo conociendo el viejo oficio pastoril, impregnarse de naturaleza… todo eso, y más, dará cómo resultado una experiencia que jamás se olvidará. ¿O se podrá olvidar el calor de la ubre en el ordeño? ¿O la asistencia al nacimiento de un cordero? ¿Y las historias de pastores que se escucharán?

Busca tu hotel en Soria o en Calatayud y vive tu aventura